El comisario Oscar Omar Ludueña fue condenado a cuatro años de prisión al comprobarse que usaba la frecuencia de Policía de Córdoba para ayudar a delincuentes y crear zonas liberadas, según dictaminó la Justicia.

El caso fue ventilado en los Tribunales cordobeses donde se determinó que Ludueña, de 41 años, fue cómplice de una banda de ladrones, a los que protegía aprovechando su importante cargo en la fuerza pública.

Según se estableció en el proceso, el comisario usaba la frecuencia de radio policial para aportar pistas falsas a sus compañeros y desviar sus investigaciones, con el fin de favorecer a los malvivientes que trabajan en colaboración con él.

El policía era el jefe de la Comisaría 35 y con sus ardides y engaños a sus subordinados, conseguía que los ladrones pudieran concluir sus asaltos con tranquilidad al despistar a sus compañeros de trabajo, a los que con sus mensajes enviaba a otros lugares.

El comisario fue a un juicio abreviado en la Cámara 12 del Crimen, que lo condenó a él y a sus tres cómplices a la pena de cuatro años de prisión por el delito de robo en poblado y en banda, contaron voceros judiciales a Cadena 3 este lunes.