No son nuevas las historias de argentinos que se van del país cansado de la inestabilidad económica o de la creciente inseguridad. Este es el caso de Satya Ordoñez, una cordobesa que dejó la ciudad y decidió emigrar a Dinamarca. Hace dos años que está instalada en el país europeo y pretende quedarse allá para continuar progresando. Por el momento no tiene pensado volver a Argentina.

//Mirá también: Millennials cordobeses: dejaron todo para vivir en otro país

Según la historia que dio a conocer Infobae, la joven emigró en 2019 cansada de la inseguridad que le tocó vivir en diferentes ocasiones en Córdoba. “Me robaron 5 veces y, en dos ocasiones, me apuntaron con una pistola en la cabeza. Eso me provocó un cuadro ansiedad y ataques de pánico”, reveló la joven de 26 años. Además, eligió Dinamarca para saber “cómo es vivir en uno de los cinco países más felices del mundo”.

Con su inglés básico decidió buscar trabajo en un lugar donde no tenga mucha exposición. Así fue como empezó a trabajar en una empresa de limpieza en casas particulares y llegó a cobrar 2.000 euros en mano.

“En Dinamarca, se abona el 36% en impuestos, así que ganaba más pero de bolsillo me quedaba esa cifra, que equivale a unas 14 mil coronas, con las que vivía perfectamente bien. El costo de vida promedio es de unos mil euros y gastaba 500 en alquiler, porque es uno de los países más caros de Europa. Por el celular y la comida tenía otros 300 euros extra. Por mes, pude ahorrar mil euros trabajando como empleada doméstica. Algunos meses, conseguí ahorrar más. Así que, ganaba dos mil euros, vivía bien con mil y ahorraba otros mil por mes”, detalló la cordobesa al mencionado medio.

Antes de que la visa se le venciera, se enteró de la existencia del “pograma Au Pair”, para jóvenes de entre 18 y 30 años. Este programa busca a personas que quieran trabajar como niñeras. En poco tiempo contactó a una familia local y comenzó a trabajar asegurándose estadía por dos años más.

“Trabajo 4 horas por día, tengo dos francos por semana y no tengo gastos de alquiler ni comida. Me dan un salario de 5 mil coronas, que equivalen a unos 800 dólares. Ahora cobro casi lo mismo que antes, pero vivo en una zona privilegiada, prácticamente al lado del Palacio de la Reina Margarita. El programa Au Pair lo tienen las familias ricas y la mía es muy rica. El visado incluye dos años de danés y también lo pagan ellos, así que ahora estoy por arrancar a estudiar”, confesó la joven.

Y agregó: “Quiero poner el foco en este visado y lo comparto en mi cuenta de Instagram @saaendinamarca para que se conozca, porque es una visa a la que puede aplicar cualquier persona entre 18 y 30 años. Si estás en la Argentina, las familias que te contratan te pagan el pasaje y el visado. Solo se necesita la voluntad de venir”.

//Mirá también: El conmovedor gesto de un cordobés que vive en Canadá con Benja, el niño que pedía una máquina Braille

Por último, valoró la calidad de los servicios: “Todos los servicios son públicos y de primera calidad, incluso la salud y la educación. Los hospitales y las escuelas son una maravilla. Casi no hay universidades o escuelas privadas. Es un estado de bienestar, donde todo funciona muy bien. Es verdad que es uno de los países con los impuestos más altos porque, del salario que te pagan, el 36% son impuestos. Pero la gente los paga feliz, porque todo funciona perfecto”, detalló

Y concluyó: “La estabilidad económica te permite planificar tus gastos y mantener el valor de tu sueldo sin sorpresas. Podés irte de vacaciones y comprarte unas zapatillas de marca sin pensar que es un lujo, porque acá eso es lo normal”.