"En el primer tiempo Belgrano estuvo impreciso y después niveló. Y los últimos 20 minutos fueron golpe por golpe. Somo un equipo duro, incómodo, al que le cuesta convertir".

Así trazó Diego Osella el análisis del empate del Pirata, el sexto en fila en un 2019 donde todavía no ganó y apenas anotó un gol. Esta vez, el 0-0 con Central en Rosario.

"Seguimos en la misma tónica y para ganar hay que hacer goles. A veces llegamos a los ponchazos pero las situaciones están. Contra Boca llegamos, contra San Martín ni hablar y con San Lorenzo nos anularon mal un gol", recapituló.

"Hay que soltarse, no sólo en la puntada final si no también en los tres cuartos. En la toma de decisiones de Los Brunetta, los Lugo, los Cueros, dónde se nota la impacincia", observó.

Y concluyó: "Con Central era un partido largo y las más claras empezaron a llegar cuando faltaban 20 minutos, cuando erramos bajo el arco".