Uno nuevo testigo aportó datos inéditos en la causa que involucrarían a gremios y políticos cordobeses. 


El impresionante tiroteo que se vivió en el barrio Nueva Córdoba en la madrugada del 16 de febrero dejó como saldo dos delincuentes y un agente de la Policía muertos y varios interrogantes. Al parecer, algunos de ellos comienzan a responderse luego de que se conociera que la suma robada ascendería a los 400 millones de pesos. En un principio se hablaba de dos millones de pesos en cheques y $300 mil en efectivo. 

Esto se desprende de un informe que dio a conocer La Voz del Interior y que surge de las declaraciones de un testigo “sorpresa” que se presentó en Tribunales 2.

Al parecer el hombre es un detenido que compartió el traslado desde la cárcel de Bouwer hasta el edificio de Tribunales 2, para un trámite de rutina, con Ariel Murúa Rodríguez, uno de los involucrados en el tiroteo y que había sido capturado.

Según logró reconstruir La Voz, este detenido confesó ante el fiscal que interviene en su causa que Murúa había dado detalles del robo. De allí se desprende la cifra de 400 millones de pesos en cheques. Incluso habría dado nombres de los dueños de esos cheques.

Ante esta situación el fiscal lo derivó con Rubén Caro, fiscal que instruye la investigación por el asalto en Nueva Córdoba. A su vez, la fiscal federal N° 3, Graciela López de Filoñuk, que investiga a la víctima del asalto, Guido Romagnoli (30), y que intenta determinar si en el departamento del joven funcionaba una mesa de dinero, confirmó al matutino que esta declaración ya fue agregada a su causa.




Comentarios