Fernando Castro había recibido dos disparos en las piernas. Tendría para dos meses de recuperación.


Las consecuencias por el impresionante tiroteo que se produjo en la madrugada del viernes en el barrio Nueva Córdoba continúan hasta este lunes y seguramente por varios días más. Justamente uno de los policías heridos en ese robo fue dado de alta luego de ser tratado por los disparos que recibió en sus piernas.

El agente Fernando Castro fue herido en el tobillo izquierdo y en la pierna derecha. Según sus propias palabras ahora tiene dos meses de recuperación, aunque anticipó que volverá a la fuerza con las mismas ganas.

“La verdad que quedan esas imágenes feas en la cabeza que uno cuando apoya la cabeza en la almohada le es difícil no acordarse de esa situación. Y agradecerle a Dios que hoy la puedo contar”, relató a Teleocho Noticias. Y agregó: “He vivido situaciones al límite, pero tan así nunca”.

A su vez, comentó cómo fue la situación cuando llegó al lugar de los hechos. “Yo me llegué porque piden colabrocaión por la frecuencia, estaba a una cuadra y media. Ni bien llego salieron los delincuentes del edificio, disparos por todos lados“.

“Yo vi uno que salió primero y no pude disparar y me escondí detras de los moviles. El segundo cruzó de vereda y ese sí empezó a dispararme. Se produce el intercambio y ahí siento el impacto uno en el tobillo y otro en la pierna derecha”, finalizó.




Comentarios