Desde este lunes, el gobierno nacional habilitó la posibilidad de que pasajeros del transporte público puedan viajar parados. La medida considera un máximo de diez personas, que podrán transportarse en estas condiciones.

Entre los argumentos, se dio a conocer que en promedio, los ómnibus poseen "un área libre para pasajeros de pie que ronda de nueve a once metros cuadrados". Por esto, "sería practicable la asignación" de ese número, "siempre que las áreas para personas con movilidad reducida estén disponibles".

De esta manera, el Ministerio de Transporte modificó el primer artículo de la resolución 64/2020, que databa de marzo pasado, en el que se establecía que los colectivos de jurisdicción nacional circularan con una cantidad de pasajeros que no supere la capacidad de asientos disponibles.

Sin embargo, desde ahora se permitirá el exceso "en los horarios de mayor requerimiento del servicio" y "ante el exceso de demanda". La aclaración es que se puede realizar con protocolos y dando cumplimiento a las recomendaciones sobre distanciamiento social en el interior de los vehículos.