Durante el fin de semana, se conoció la muerte de un joven de 30 años en barrio Ciudad de Mis Sueños. La víctima fatal fue Pablo Belli, a quien lo encontraron tirado con un balazo que le ingresó por el omóplato. Pese a que fue trasladado al Hospital de Urgencias, no sobrevivió al disparo.

Previo al hecho, la pareja de la víctima se contactó con la Policía para denunciar que su concubino había salido durante la madrugada del sábado último "para ir al quiosco a comprar cigarrillos" y que no volvió. Posteriormente, lo encontró en las condiciones antes mencionadas.

En ese momento, la muerte fue caratulada de etiología dudosa pero tras la investigación de Homicidios, el caso dio un giro inesperado. Esa madrugada, según han reconstruido hasta ahora, entre dos y tres delincuentes fueron a atacar diferentes domicilios de Ciudad de Mis Sueños y Los Fresnos. Al parecer, intentaron ingresar en tres domicilios, y fue en el último, en el que habría ocurrido el asesinato.

El dueño de esa casa relató a los policías que él estaba durmiendo cuando comenzó a sentir ruidos afuera. Desconocidos buscaban forzar la puerta para ingresar en su vivienda. Ante esto, corrió e intentó resistirse, haciendo peso sobre la abertura para internar que no lograran abrirla. Fue entonces que oyó al menos dos balazos en la vereda que lo paralizaron. Primero creyó que los delincuentes le habían disparado para que dejara de resistirse. Luego, comprobó que la puerta no tenía agujeros ni otros impactos. Afuera, ya era todo silencio y nadie ya pugnaba por querer ingresar en su casa.

Minutos después, a las pocas cuadras de allí, cayó Belli moribundo. Los policías de Homicidios sospechan que habría sido baleado por alguno de sus cómplices en medio del intento de asalto.

Es que al dueño de la última casa en la que quisieron ingresar no se le encontraron armas ni otros signos de que hubiera disparado. Y, sobre todo, porque los propios allegados a Belli terminaron por contarles a los investigadores, horas después de su muerte, que esa madrugada se había producido una diferencia entre los cómplices.

Ante esto, ahora la Justicia intenta identificar y encontrar a los otros dos delincuentes que estaban junto a Belli cuando este recibió el balazo mortal.