Por causa de la cuarentena, cerró el jardín maternal donde trabaja como portero y guardia de seguridad, por lo que su situación se complicó al punto que docentes y padres de la institución se movilizaron para no dejarlo solo en la batalla.

Su historia se volvió más visible al salir en Arriba Córdoba de El Doce y llegó a los oídos de un empresario cordobés que decidió darle esa nueva oportunidad que estaba buscando y necesitando, para salir adelante a fuerza de trabajo.

A través de las redes el empresario Christian French llegó a conocer la situación de Miguel y "también me llamó un sobrino que en ese momento tenía sus dos nenas en la guardería Cordoncitos Flojos y que lo conocía mucho al señor Miguel Frattari y me 'hartó' para que lo tomáramos y lo viéramos", relató el empresario.

Así las cosas, Miguel fue contratado por la empresa de seguridad privada Pignus y ha iniciado una nueva etapa, tras largos meses de incertidumbre: "estoy muy agradecido. Hay que seguir luchando para salir adelante con mi familia que son los que siempre han estado a mi lado y me han ayudado", contó con emoción.

Por su parte, el empresario resaltó que "el trabajo es la base y así como para Miguel la familia es el pilar que nos sostiene, el trabajo también es algo que a uno lo sostiene y le permite pararse delante de su familia cuando puede satisfacer las necesidades básicas", sostuvo.