Las lluvias trajeron alivio y ayudaron a bomberos voluntarios a contener los incendios en distintos puntos de la provincia. En este sentido, el gobernador Juan Schiaretti enfatizó la importancia que tiene el relevamiento de daños para que se pueda dar una rápida respuesta.

"Lo importante es trabajar juntos con cada intendente de las localidades afectadas, y para ello es primordial el relevamiento de daños que lleven adelante en sus comunidades, para una rápida ejecución y reparación de las pérdidas sociales, productivas y ambientales que haremos desde el Estado provincial", indicó Schiaretti.

"En un año donde el clima es cruel y castiga a Córdoba con los incendios, a medianoche cuando el fuego estaba ingresando a Capilla del Monte, Dios nos envió la lluvia y apagó las llamas. Seguiremos trabajando con todas nuestras fuerzas", escribió el gobernador en su cuenta de Twitter.

Desde el Gobierno de Córdoba, remarcaron que se puso a disposición todas las vías para que los municipios puedan canalizar las pérdidas efectuadas por la contingencia.

Asimismo, ministros provinciales se encuentran en distintas localidades afectadas por los incendios para la instrumentación de las acciones de reparación a través del Fondo Permanente para Atención de Desastre.