Más de cien gimnasios se mostraron en contra de la nueva restricción y aseguraron que continuarán dando clases.


Tras cinco meses sin actividad debido a las medidas de aislamiento social obligatorio, el 18 de agosto reabrieron los gimnasios de Córdoba. Pero una nueva normativa impuesta por el Gobierno Provincial dispuso que este lunes 12 de octubre los centros deportivos deberán volver a cerrar sus puertas con el fin de evitar la circulación de personas, y por lo tanto, del virus.

Luego de esta restricción, la Cámara de Gimnasios de Córdoba (CGC), que reúne a cerca de 170 centros, anunció que no acatarán la medida de cierre. Al respecto, Vía Córdoba se contactó con Carlos Peger, Secretario General de la CGC, para conocer las razones de esta decisión.

¿Cuál es la situación de los gimnasios en este momento?

Los primeros cinco meses de cuarentena, fueron de facturación cero con una carga de deudas insostenibles. Una vez que abrimos los gimnasios, comenzamos a trabajar con un 30% de gente. Por lo tanto, un 30% de facturación donde no llegamos a cubrir los costos.

Encima, ahora nos vemos obligados a cerrar las puertas, por lo cual decidimos que no acataremos la ordenanza. Nos pusimos de acuerdo todos los afiliados de la Cámara en sostener nuestra fuente de ingreso y nuestros trabajos, ya que hay muchas familias que viven de este rubro.

¿Por qué deberían de continuar abiertos?

Porque los gimnasios son seguros y saludables, y estamos luchando para ser considerados esenciales. Porque trabajamos el sistema inmune de las personas, combatimos el sedentarismo, la mala alimentación, la obesidad, los problemas de hipertensión. Además en los gimnasios no hubo ningún contagio.

Entonces, ¿van a arriesgarse a una posible sanción?

No nos podemos dar el lujo de cerrar las puertas y quedarnos sin trabajo. Vamos a abrir porque necesitamos trabajar. Estamos dispuestos a hacer lo necesario para mantenernos vivos en esta industria.


En esta nota:

Coronavirus Córdoba


Comentarios