El Observatorio Astronómico y la Universidad Católica comparten una investigación para responder el interrogante.


Es una de las preguntas más grandes que se hace el ser humano y en Córdoba dos universidades han unido esfuerzos y talentos para tratar de arribar a una respuesta al interrogante “Por qué todavía no hemos contactado civilizaciones extraterrestres”.

Las primeras conclusiones de esta tarea que comparten la Universidad Nacional de Córdoba y la Universidad Católica fueron divulgadas hoy por el Observatorio Astronómico de Córdoba, uno de los más antiguos y prestigiosos del hemisferio Sur.

En tal sentido, El Observatorio detalla que “un estudio reciente del Observatorio Astronómico de Córdoba y la Universidad Católica de Córdoba evaluó más de 150 mil simulaciones, que incluyeron 5204 escenarios posibles, con el propósito de determinar, en un análisis probabilístico, qué parámetros deberían cumplirse para favorecer una comunicación con seres inteligentes extraterrestres”, y estas son algunas de las conclusiones más relevantes, que son publicadas por la UNC.

En primer lugar, los cientifícos cordobeses razonan que “la ausencia de detección de señales inteligentes extraterrestres podría explicarse en función de fenómenos astrofísicos, las grandes distancias en la galaxia y la vida limitada de las civilizaciones”, lo que explicaría porque no hay señales en el transcurso de un siglo, por ejemplo.

El estudio, que fue realizado por por Marcelo Lares y Luciana Gramajo, del Observatorio, y José Funes, de la Universidad Católica de Córdoba, no trabaja sobre el origen o la evolución de la vida inteligente extraterrestre sino que es un “experimento teórico que consiste en estimar la probabilidad de contacto entre ellos”, aclaran.

Otra de las grandes conclusiones para determinar por qué no hay señales apunta al desarrollo tecnológico, una condición necesaria: “si la Vía Láctea estuviera poblada de civilizaciones con un desarrollo equivalente al que poseía la Tierra hace diez mil años, la comunicación sería imposible. Simplemente carecerían de la tecnología necesaria para entablar cualquier contacto entre ellas”, determina el estudio.




Comentarios