El brote de coronavirus que se detectó el pasado miércoles en Oliva, localidad del departamento Tercero Arriba, hasta este martes, suma 92 casos.

Ya se detectaron 77 personas contagiadas en Oliva, además de cuatro en Oncativo, siete en Tío Pujio, uno en Colazo, uno en la comuna de Ana Zumarán y dos en Villa María que también tendrían relación con este brote.

Oncativo.

En Oncativo, por su parte, el dato sobresaliente es que, entre los cuatro contagiados, está el intendente Gastón Ré, quien se sometió a un hisopado tras haber tenido contacto personal con gente de Oliva.

Siguen preocupando en Oliva los casos detectados en instituciones cerradas con internaciones permanentes, como los geriátricos y el hospital provincial de salud mental Vidal Abal. Entre esta institución y los 11 geriátricos de la zona, suman unos 430 internos.

Oliva, Pampayasta Sud y Norte, con bloqueo sanitario hasta el 30 de julio.

Lucas Stéfani, del COE, informó a La Voz que hasta esta jornada se detectaron dos adultos mayores positivos de un geriátrico y tres empleadas. Todos sus residentes ya fueron trasladados, derivados al Hospital Pasteur y al Sanatorio de la Cañada, ambos de Villa María.

No sólo los pacientes han sido víctimas de contagios no intencionales, sino también los agentes de salud.

El secretario local del Sindicato de Empleados Públicos (SEP), Jorge Benitez, comentó que "quedó en evidencia lo que ya se había reclamado, sobre la falta de recursos humanos en el Hospital Zonal y en el Vidal Abal".

Además, contó que en las últimas horas dieron positivo siete enfermeros del centro psiquiátrico y un empleado de una empresa del servicio de cocina. Advirtió que los contactos estrechos de los positivos tampoco pueden ir a trabajar y deben hacer cuarentena, por lo que se siente la falta de personal.

"Trabajamos con miedo, angustia, todo el mundo está asustado", expresó el sindicalista, quien agregó que un empleado del Hospital Zonal de Oliva también dio positivo. Calculó que en el Vidal Abal son 480 empleados, más 80 en el Hospital Zonal.

Mientras tanto, desde la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS), Estela Giménez, secretaria adjunta a nivel provincial, denunció que "no se hayan aislado a los trabajadores que califican como contactos estrechos porque especulan que se quedarían sin personal para atender al resto".

Una enfermera confió a La Voz que fue hisopada y que sigue trabajando al menos hasta saber su resultado.

A su vez, advirtió que "la mayor preocupación es la falta de capacitación que tuvieron los compañeros teniendo en cuenta que sus pacientes son en un alto porcentaje, parte del grupo de riesgo, por ser gerontes".