Un grupo de ocho primas gestaron el proyecto para colaborar con personas en situación de calle, merenderos y familias con distintas necesidades.


Una familia de Villa Allende, que perdió todo por un incendio en su casa, necesitaba ayuda urgente. Y también un bebé nacido en forma prematura.

Los dos casos movilizaron a un grupo de primas, que se pusieron en campaña para recolectar elementos y ayudar a ambas familias. En tres días se percataron que hacía falta más, y que debían seguir coloborando.

Así se creó “Dar para crecer”, un proyecto gestado por las chicas e impulsado por la vocación de tender una mano al prójimo. Más en la situación agravada por la pandemia de coronavirus.

Lo integran Constanza Fioramonti, Candela Croce, Ornella Croce, Mariana Arancibia, Agustina Arancibia, Elisa Alvo, Rocío Ruiz y Sofia Hidalgo. Todas primas por parte materna, de entre 17 y 25 años.

“Se nos ocurrió el nombre porque dar nos ayuda a crecer como personas, a nosotras mismas sobre todo”, explicó Constanza, sobre el grupo creado un mes atrás.

El pasado viernes, “Dar para crecer” acercó donaciones para la campaña del abrigo en la plaza San Martín.

Reparten el tiempo y los recursos para asisitir actualmente a una familia en Saldan, a una mamá y sus cuatro hijos en La Calera, a personas en situación de calle en cercanías de la plaza San Martín y a Paola, quien tiene a cargo una olla popular en barrio Las Polinesias, de Villa Allende.

Las chicas colaboran con Paola, quien tiene a a su cargo una olla popular en barrio Las Polinesias en Villa Allende.

“Dar para crecer” recibe donaciones de todo tipo: desde ropa y juguetes hasta alimentos y utensilios del hogar, para ser destinados a familias, merenderos o personas que atraviesan por una situacion dificil en este contexto.

“El viernes pasado estuvimos en la campaña del abrigo en la plaza San Martín y llevamos ropa, colchas, mate cocido y criollos. Nos quedamos con la gente para preguntar que es lo que necesitan más. Con muy poco se conforman y es gratificante poder estar cerca”, testimonió Constanza.

Cada una lleva los elementos de sanidad como prevención en esta fase de distanciamiento social, con barbijos, guantes y alcohol en gel.

“Nos vamos enterando de gente que precisa ayuda. Por el boca en boca, por las redes sociales. Y nos conmueve un montón saber que podemos hacer algo bueno, sobre todo por lo unidas que somos como familias“, añadió. 

Todas estudian. La de menor edad cursa el sexto año, y el resto carreras como maestra jardinera, profesorado de educación física, acompañante terapéutico, pastelería y hasta una arquitecta recibida. Pero se hacen tiempo para que la ayuda no falte.

“Nuestros padres nos apoyaron desde el primer momento, e incentivaron el espiritú, porque saben que nació del corazón. Y sienten que es la enseñanza que nos dieron“,completó Constanza.

Para colaborar con “Dar para crecer”, el instagram es @darparacrecer y los contactos por WhatsApp 351-7672466, 351-3201672 y 351-3861919.




Comentarios