Una odisea es la que le toca vivir a un taxista cordobés que desde hace días está encerrado en Tucumán luego de llevar a una pasajera hasta esa provincia. El hombre asegura que lo incitaron a ingresar y luego no le reconocieron el permiso que obtuvo en Córdoba.

Se trata de Guillermo Navarro quien aseguró a El Doce que la pasajera iba a descender en la frontera de Tucumán, pero que al llegar al control desde la Policía le aseguraron que no tendría inconvenientes y que podía transitar hasta la Terminal de Omnibus.

Nada de eso ocurrió y al llegar a la Terminal, comenzó el drama: fue detenido por circular sin autorización, le retuvieron el auto y lo aislaron. Lo mismo le pasó a un taxista porteño que vivió una situación similar.

En diálogo con Radio Suquía, también explicó que desde hace días lo trasladan "de un hotel a otro" y que le retuvieron el vehículo. Además, se lamentó por no haber podido pasar el Día del Padre junto a su familia.

"Tenía pensado ir y volver, pero desde el Día del Padre que estoy acá. Sin ropa, sin nada, a la buena de Dios", relató.

En medio de la situación, siempre según Navarro, le ofrecieron dos posibilidades para permitirle regresar a Córdoba: pagar una suma de dinero equivalente al 5 por ciento del costo de su auto (unos 100.000 pesos incluyendo honorarios de abogados) o ser imputado, lo cual descarta de pleno porque ello le impediría renovar el carnet de taxista.