El pasado 11 de marzo la mujer fue hallada sin vida en una cisterna séptica, debajo del piso de su vivienda en Ecuador.


Gabriela Andrea Pedraza estaba desaparecida desde el 3 de marzo. Tras una semana, fue hallada en una cisterna, debajo del suelo de su vivienda. El viernes a la noche, uno de los presuntos implicados en la muerte de la cordobesa fue detenido. El juez de Garantías Penales, Augusto García, fue quien dictó prisión preventiva para el hombre identificado como Darwin Leonardo F.M.

Según lo informado por El Comercio, las personas que habrían participado en la desaparición y muerte de la mujer que residía en Ballenita, fueron detenidas en un operativo ejecutado la noche del viernes 19 de junio del 2020.

Irene Cuenca, la fiscal a cargo de la causa, formuló los cargos contra el acusado. Según las investigaciones, el hombre sería el autor material del crimen.

En el comunicado elevado por la Fiscalía explicaron que se presentó como elementos de convicción “el parte de aprehensión del procesado, el acta de levantamiento de cadáver e informe de autopsia, los reportes periciales de audio y video y de los teléfonos celulares de la víctima y victimario, las pruebas de luminol practicadas en el lugar de los hechos en las que se encontraron máculas de sangre e indicios que muestran huellas de arrastre del cuerpo de la mujer hacia la cisterna donde fue hallada, y las versiones tomadas al procesado y a otras dos personas que fueron retenidas para investigaciones”. Estas fueron identificadas como Viviana M.R. y Eddie Patricio M.C.

La Fiscalía procesó al presunto autor material del asesinato con base en el artículo 140, numerales 2, 5, 6 y 7, del Código Orgánico Integral Penal (COIP). Este establece que el asesinato es sancionado con pena privativa de libertad de veintidós a veintiséis años. Según la Fiscalía, “no se descarta vincular a más personas en el transcurso de las investigaciones“.

El caso de Gabriela Pedraza

La cordobesa residía desde junio de 2019 en Ecuador y había sido denunciada como desaparecida el 3 de marzo de este año. Tras una semana, fue encontrada asesinada a golpes dentro del pozo séptico de la casa que alquilaba en la localidad balnearia de Ballenita, provincia de Santa Elena.

El cuerpo de Pedraza, de 50 años, golpeado, vestido y, en principio, sin signos de abuso sexual, fue hallado en una cisterna séptica ubicada debajo del piso de su vivienda del barrio Miraflores, que había sido sellado con cemento.




Comentarios