Los concesionarios piden tener el mismo régimen que las inmobiliarias, es decir, vender por turnos desde el punto de venta. Por ahora, el COE permite la operación en forma remota y entregar el coche en el domicilio del comprador.


Los concesionarios automotores en Córdoba Capital fueron autorizados a partir de este lunes 11 por el Centro de Operaciones de Emergencia (COE) a retomar su actividad pero en forma acotada. El proceso de venta debe realizarse a distancia y los vehículos que se entreguen deben ser llevados hasta la casa del comprador.

Por las dificultades que esto genera, los negocios piden el mismo esquema que las inmobiliarias: entregar la unidad en el salón de ventas, tras la entrega de turnos.

Cabe destacar que, durante el período de aislamiento obligatorio por el coronavirus, los empresarios del sector siguieron vendiendo vehículos a través canales digitales, sobre todo unidades 0 km, ya que la mayoría de los concesionarios y las marcas automotrices tienen sus sitios en la web con información sobre los distintos coches y sus precios.

La operación se realizaba a distancia; si se necesitaba la firma de algún documento por parte del cliente, se hacía a través de cadetería, y el pago se concretaba mediante homebanking.

Hace tres semanas, el Gobierno nacional autorizó la vuelta a la actividad de los Registros de la Propiedad Automotor. Esto dio pie a que los concesionarios pudieran hacer el patentamiento.

Como sólo faltaba la entrega, el sector presentó por esos días una propuesta al COE para que les permitiera entregar los vehículos vendidos mediante la modalidad delivery. La idea es que el vendedor lleva hasta el domicilio la unidad totalmente sanitizada, siguiendo un protocolo propuesto por los concesionarios. Este incluye a la persona que lo lleva, quien cuenta con los implementos sanitarios habituales (barbijo, máscara, etc.). Una vez que entrega la unidad y los papeles, se retira del lugar en taxi.

Pero la respuesta del COE llegó recién esta semana, cuando el organismo permitió a comercios minoristas atender al público con un horario acotado y a las inmobiliarias trabajar puertas adentro y con recepción de clientes lunes, miércoles y viernes con turno.

Como esta modalidad de delivery tiene sus complicaciones, los concesionarios piden el mismo régimen que las inmobiliarias. “Con un sistema de turnos, el cliente viene en un remis. Lo atiende un vendedor, se le da el vehículo y luego el salón sigue trabajando puertas adentro sin apertura al público. En Río Cuarto y Villa María se trabaja de esa manera, con entregas por la tarde, de 14 a 15”, explicó Leandro Pagnone, director de Autocity.

De hecho, los concesionarios mantienen este esquema de turnos en la atención de los talleres mecánicos. Para el sector, por el tamaño de los salones de venta, el sistema de turno facilita el cierre de la operación respetando el distanciamiento social.

Por otro lado, el sector está cada vez más preocupado por la caída del patentamiento. En 2018, vendió en todo el país 803 mil unidades, el año pasado orilló los 460 mil y este año proyecta vender apenas entre 200 mil y 250 mil vehículos, dada impacto de la pandemia a la economía.




Comentarios