Desde que el martes pasado comenzó el juicio por el impresionante tiroteo en barrio Nueva Córdoba, ocurrido en febrero de 2018, una de las declaraciones más esperadas era la de quienes vivían en el departamento asaltado: Guido Romagnoli y Melisa Sosa.

Justamente este viernes, en la tercera audiencia que se lleva a cabo en la Cámara Octava del Crimen fue el turno de la pareja que se encontraba durmiendo al momento que ingresaron los asaltantes.

La primera en declarar fue Sosa, novia de Romagnoli. Antes de prestar testimonio pidió que se retiraran los acusados Diego Tremarchi, Ariel Gramajo y Ariel Murúa Rodríguez, sobre quienes pesa la imputación de homicidio criminis causae. Y también Teresa Mitre y Miguel Ángel Mitre, como partícipes necesarios de robo calificado.

"Me ataron las manos con precintos. Trate de no hacerlos enojar. Había mucha gente caminando dentro del departamento, yo no levantaba la mirada. Estaban todos encapuchados y armados, incluso con láser rojos como en las películas", comenzó declarando la mujer.

"Lo que puedo decir es que no había 400 millones ni 40 millones de pesos. Funcionaba una administración, gente que iba a señar un departamento, un alquiler. Había movimiento", aseguró Sosa.

El dueño del departamento. A su turno, el que también prestó declaración fue Guido Romagnoli, dueño del departamento asaltado. El joven se encontraba fuera del país junto a su novia y decidió volver luego de que se le solicitara que se lo citara declarar.

"Nunca hubo cheques de ningún político, jamás ha pasado un político ni nos han traído plata. Jamás tomamos plata de terceros, eso lo quiero dejar claro. Nunca en mi vida tomé prestado 10 centavos de nadie", enfatizó el joven

"Sí han pasado por mis manos algún cheque de sindicatos pero a través de un empleado que lo recibió por algún motivo. No en forma directa", aclaró. "Nunca hemos hecho una actividad de intermediación financiera que fue por lo que se nos criticó", agregó.