Mastro le puso la firma a su mural en Alta Córdoba y fue reconocido en el campo de juego antes del encuentro con Villa Dálmine. Ídolo.


Maestro Mastro. Idolo de todos los tiempos en Alta Córdoba, Salvador Mastrosimone fue homenajeado en el Monumental en la previa del encuentro del domingo con Villa Dálmine.

“Instituto me hizo vivir”, aseguró el ex delantero, que brilló en la década del ’70 y a comienzos de los ’80. Y se conmovió hasta las lágrimas.

Le dedicaron un mural en las paredes del estadio, al que le puso la firma, y fue agasajado en el campo del juego. Un merecido tributo para el ídolo Albirrojo.




Comentarios