Pablo "El Cholo" Guiñazú jugó en diferentes país y en todos tiene anécdotas para recordar su paso por los equipos. Una de las más extremas le tocó vivir en Rusia, cuando él y su esposa casi terminan presos. Pero un gesto los terminó salvando.

El ex Talleres estuvo como invitado en el programa PH Podemos Hablar y allí contó esta anécdota que a pesar de contener un hecho ilegal, como el soborno, causó gracia entre los invitados y el conductor.

Todo ocurrió en su paso por el fútbol ruso. "En 2004 nadie hablaba inglés. Por mi cara de checheno me paraban y me pedían el pasaporte. A mi señora se le venció la visa y es algo necesario porque sino estas como ilegal", empezó el Cholo para contextualizar.

"Yo estaba acostumbrado y salia con el pasaporte y carnet de futbolista, porque el futbol te ayuda en todos lados", agregó.

Y continuó: "Entonces se le vence la visa a mi señora. Nosotros teníamos un señor que nos renovaba la visa, pero tenías que estar un dia o dos hasta que salga la nueva encerrados en el departamento, tratar de pasar lo mas desapercibido posible hasta que llegue el pasaporte nuevo".

Y acá es donde arranca la anécdota: "El señor Bracamonte y el Rolfi Montenegro me dicen 'vamos al casino, Cholo'. A mi no me gusta jugar, iba porque me divierto. Y mi señora me dice 'vamos', pero le dije no porque no tenía la visa. Acabábamos de salir y nos paran dos policías. Cuando miro el pasaporte de mi señora empezó 'la llevamos'".

"Yo le decía que juego al fútbol. La agarraron a mi señora y la metieron al auto. Cuando la metieron, me meto yo y empezaron a hablar entre ellos, mientras mi señora lloraba. Metí la mano en el bolsillo y uno de los que estaba ahí me pega en la mano y saqué cien dólares, agarraron la plata y me pidieron más, yo no tenía y nos dejaron salir", finalizó entre risas.

Para ver la anécdota completa hace click acá.