Ocurrió en Las Perdices. La Cámara del Crimen le aplicó esa pena un hombre por sustraer bebidas. "El vino me está arruinando la vida", dijo el condenado. 


“El vino me esta arruinando la vida”, reconoció Alberto Martín Mattea, (41), luego de escuchar la sentencia en el quinto piso de los Tribunales de Villa María.

Por robar un vino y una botella de fernet, en un super chino, en Las Perdices, la Cámara del Crimen de esa ciudad lo condenó a cinco (5) años de prisión.

Para algunos, por el delito cometido, una pena exagerada, si se las compara con otras imputaciones como abuso, aunque responde a derecho.

La pena se le “disparó” porque para cometer el robo utilizó una horquilla.

Lo encontraron penalmente responsable del delito de robo calificado por el uso de arma impropia.

El hecho ocurrió en la localidad de Las Perdices cuando Mattea ingreso a un supermercado chino, donde habitualmente compraba el vino, con una horquilla en la mano que utiliza para sus tareas de jardinería amenazó al encargado, sustrajo una caja (tetrabrik) de vino y una botella de fernet, para luego marcharse del lugar.

Además, robo un arma de fuego a un hombre que le prestaba su galpón para que duerma, luego se dirigió a la casa de una mujer, le pidió que lo dejara ingresar, la dueña de casa no se lo permitió y el imputado disparó al aire, señala el sitio Villa María Ya.

El juez Félix Martínez le impuso la condena solicitada por el fiscal, Francisco Márquez. El magistrado determinó peticionarle al Servicio Penitenciario que arbitre los medios para someterlo al ahora condenado a un tratamiento para que supere su adicción al alcohol.






Comentarios