En un monte de eucaliptus de Concordia Gendarmería se encontró, en el campo denominado La Negrita, con que 12 personas vivían y trabajaban en el lugar en condiciones deplorables. No tenían acceso al agua potable, dormían en chozas de nylon sostenidas con palos y machimbres y cocinaban con leña ya que no contaban con gas o energía eléctrica.

En el marco del operativo el capataz de la finca fue detenido y lo acusaron de haberle retenido los documentos a por lo menos 2 jornaleros. Además de ejercer violencia ya que aparentemente efectuaba disparos al aire y amenazaba con despedirlos si llegaban a pedir descanso. El detenido identificado con las iniciales J.M.M. fue acusado por las víctimas de tener retenido DNI sin motivo y que no habían recibido pago alguno por su trabajo por el cual habían acordado una suma de $200 pesos por hora ó $65 por poste. Además denunciaron que fueron avisados que del pago se le descontaría la mercadería consumida en el lugar.

La investigación, según publicó La Nación, se inició el 31 de agosto luego de que el Grupo Operativo de Investigaciones y Procedimientos de la Gendarmería Nacional en Concordia recibiera una denuncia de un trabajador.