En horas de la madrugada personal de la Comisaría Tercera llegaron a calle Gobernador Febre por una fiesta clandestina. En el lugar había gran cantidad de personas que al ver la llegada de la policía comenzaron a dispersarse inmediatamente quedando la casa vacía. Dentro del domicilio había una barra, botellas de bebidas alcohólicas y sistemas de luces.

La policía informó que en esa vivienda ya se han realizado otras fiestas clandestinas y se tiene identificado al dueño. Informado lo sucedido al fiscal federal dispuso que se realice un informe sobre la situación.