Un sacerdote de la parroquia Santos Justo y Pastor de Colón fue notificado por Prefectura de Colón del incumplimiento de la cuarentena en que incurrió el Viernes Santo en una procesión que realizó por las calles de esa localidad. «Reconozco mi parte. La intención primera era simplemente pasar con Jesús, haciendo una manifestación de fe, no era en ningún momento incentivar, pero pasa.. Así que pido disculpas. Después lo demás queda a juicio de cada uno que lo mira desde donde quiere y lo juzga también. Por eso, me pongo a disposición de lo que tenga que hacer» dijo Néstor Toler en declaraciones vertidas a Diario El Sol de Concordia.

«Desde ya pido perdón si pude haber molestado o afectado. Uno está celebrando el regalo de la fe y sabe que eso, en este momento, es re importante. Más allá de esto negativo, se notó lo que pasó sobre todo en los barrios más humildes, cómo la gente necesita la fe. Pero nada justifica; lo que está mal, está mal», terminó diciendo el párroco.

En la procesión participaba el padre Néstor Toler en dos camionetas en las que también iban algunos colaboradores quienes en medio de cantos y rezos acercaban la cruz a los vecinos que están cumpliendo la cuarentena. «Jesús crucificado va a recorrer las calles de nuestra ciudad a partir de las 15 horas. Aquellas personas que sientan la necesidad de acercarse a tocar la cruz mientras va pasando podrán hacerlo», invitaba la publicado desde la parroquia en su cuenta de Facebook y mientras avanzaba la procesión se iba recordando la misma consigna.

Desdes las redes de vecinos de la ciudad se reprodujeron imagenes de la procesión donde se alarmaban por la situación y consideraban que la misma estaba rompiendo la cuarentena y poniendo en riesgo a muchos vecinos.