Durante el 2018, el personal de la dirección de Seguridad Vial encargada de controlar los accesos a la Capital, incrementó los operativos de control y secuestro de mercadería ilegal en las rutas de la provincia.

Desde la Policía de la Provincia, indicaron que el total de bienes secuestrados está valuado en más de 2,7 millones de pesos.

El comisario Julio César Moya, a cargo de la dirección, dijo que "según estadísticas propias hasta el 29 de abril se realizaron 87 procedimientos, varios con la colaboración de Gendarmería Nacional, en los que se secuestró mercadería extranjera debido a que sus propietarios no podían justificar su origen y destino".

"Se hace un inventario de cada elemento y todo queda a resguardo de la Policía hasta que las oficinas de Aduana Federal, nos da turno para que traslademos todo y lo guardamos en sus depósitos, en Tinogasta", informó.

Además, indicó que esa dependencia cubre todo el Noroeste Argentino, y que recibe por turnos lo decomisado en toda la región. Y afirmó que en comparación con el año pasado los procedimientos se incrementaron en más del 60%, y que el puesto caminero con más infracciones registradas fue el de El Portezuelo.

El total de involucrados en estas operaciones ilícitas, son alrededor del 35% catamarqueños. Mientras que el 65% restante está compuesto por gente de otras provincias, mayormente de La Rioja, Jujuy, y Mendoza.

La Ley de Aduanas otorga una concesión de 300 dólares por persona y para adquisición de mercadería de uso personal sin fines de comercialización, y el cumplimiento de esta disposición se realiza en los pasos fronterizos.