En el marco del “Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas”, con actos conmemorativos en diversas localidades del Valle de Punilla y en todo el país tras 39 años de la gesta de Malvinas, VíaCarlosPaz acudió a la palabra de un veterano y héroe de Malvinas, Darío Hernández, quien hace poco tiempo fuera noticia tras sufrir el robo de sus condecoraciones y medallas -entre otros elementos- en su casa ubicada en barrio La Loma de Villa Carlos Paz, y que luego de que su situación se hiciera viral en redes sociales, finalmente pudo recuperarlas y lucirlas este viernes en el acto conmemorativo en esta ciudad serrana.

La pregunta fue: ¿Qué significa para vos un 2 de abril? A lo que rápidamente -y pese a estar participando de un almuerzo entre veteranos- contestó: “Para mí personalmente es recordar la memoria de los héroes caídos y transmitir a los jóvenes el sentimiento malvinero para que perdure en ellos la valentía del acto más sublime que puede ofrecer un ser humano: su vida”, expresó.

Luego de cumplir con su obligaciones pautadas, conversamos con Darío en una charla aún más amena, donde aprovechó a explayarse un poco más: “A veces son sentimientos encontrados porque siento que soy feliz porque puedo estar con mi familia, siento el apoyo de ellos, también de la comunidad. Y a la vez, por ejemplo hoy que escuché el toque de silencio con la trompeta -en el acto oficiado en la plaza Fernando Casado en la ciudad de Carlos Paz- recuerdo a todos mis compañeros caídos y me producen una profunda tristeza por ellos, por su familia. Siento eso, un día de sentimientos encontrados”, explica.

Darío Hernández junto a veteranos de Malvinas en la tradicional "vigilia" en Carlos Paz.(Foto: gentileza Darío Hernández).

Sin embargo, rápidamente agregó: “También estoy muy agradecido con la comunidad, siempre soy un agradecido con la gente, sea poca o sea mucha (...) A ese papá o esa mamá que se acerca con sus hijitos. Es una caricia al alma que venga una persona desconocida y diga ‘muchas gracias por defender a mi Patria’”, cuenta profundamente emocionado este héroe de Malvinas -aunque él mismo no se lo atribuya-.

Las lágrimas son inevitables y ese silencio respetuoso, también. Hablando con Hernández uno nota la presencia permanente de esos detalles que pese a las décadas transcurridas no se van, simplemente están. Y son en días como los de hoy, donde queda más que claro que esos sentimientos toman vida, multiplicándose entre aquellos que comparten vivencias similares.

Darío habla de “sentimiento malvinero”, eso que él mismo menciona que sería bueno transmitir para que no se desvanezca con el tiempo. “Lo que más sentiría es que olviden a todos los héroes caídos. No quiero que sus muertes hayan sido en vano. No quiero que se pierda en la memoria de los argentinos, porque ellos ofrecieron lo más preciado que tiene un ser humano, que es su propia vida. Que la gente los siga recordando es lo más importante, y lo que más me llevo de este 2 de abril, es el cariño de la gente”, resume este excombatiente oriundo de Rosario de Santa Fe, luego residente de la provincia de Santa Cruz por unos 25 años, y en la actualidad, casi instalado por completo en Villa Carlos Paz, donde construye su nuevo hogar.

Darío Hernández, justo al lado del presidente de la Agencia Córdoba Turismo, Esteban Avilés, luciendo sus cuatro medallas recuperadas.(Foto: gentileza Darío Hernández).

Darío Hernández arribó a las Islas Malvinas hacia finales de abril de 1982 con tan sólo 17 años. En un sangriento combate “en Darwin - Pradera del Ganso” -el primer gran enfrentamiento terrestre de la guerra de las Malvinas, entre el 27 y 29 de mayo de ese mismo año-, Darío resultó gravemente herido en ambas piernas luego de intentar asistir a un compañero, quien murió en batalla.

Finalmente, el ejército británico conquistó el istmo de Darwin imponiéndose sobre la fuerza argentina. Fue entonces que Hernández -entre tanto otros sobrevivientes- fue trasladado hacia la capital argentina para una pronta atención médica, sitio donde este jovencito que acababa de combatir en una guerra histórica para nuestro país, se reencontró con sus padres.

Darío Hernández, el héroe de Malvinas radicado en Villa Carlos Paz donde construye su nuevo hogar en barrio La Loma.(Foto: gentileza Darío Hernández).

La palabra de un veterano continental de Malvinas

Por otra parte, y a fin de complementar lo vivido un día como hoy pero de hace 39 años atrás, VíaCarlosPaz también acudió a la palabra de Sergio Soria, según nos explicó, un “veterano continental de la Guerra de Malvinas”. “Estuve en Puerto Deseado, Santa Cruz, y luego en Río Mayo provincia de Chubut, como defensa del litoral marítimo y luego en la zona cordillerana al aliarse Chile con Inglaterra”, comienza su relato.

“A pesar de no haber pisado el suelo de nuestras islas, mis sentimientos son tan fuertes como la de mis camaradas excombatientes”, nos aseguró Soria, quien inmediatamente aclaró: “Hace años que estamos en juicio esperando nuestro reconocimiento como veteranos de guerra. En los últimos años del gobierno militar fuimos reconocidos como veteranos, pero luego, en el gobierno de Raúl Alfonsín se cajoneó la ley”, explicó.

Sergio Soria, veterano continental de las Guerra de Malvinas, hoy residente de Villa Carlos Paz.(Foto: gentileza Sergio Soria).

A la hora de responder: ¿Qué significa para vos un 2 de abril?, Sergio contestó: “Significa algo muy grande, el recuerdo de mis compañeros camaradas que quedaron en Malvinas custodiando nuestras islas. Desde 1982, siempre recuerdo esta fecha con lágrimas en mis ojos”, destacó este veterano continental radicado en la ciudad de Villa Carlos Paz.