Una mujer que visitó la localidad de Casa Grande durante el fin de semana denunció que la estafaron a una parrilla. Sucedió que al momento de pagar la cuenta por lo que había consumido con su familia, los precios que figuraban en el ticket no eran lo que habían visto en la carta.

Al ver el monto final del ticket, decidieron reclamar con el encargado. Según lo que cuenta la mujer ellos habían hecho los cálculos para pagar $1200 por persona y ahora debían pagar más de $2000.

“Obvio que vimos la carta antes de sentarnos, pero los precios de la factura no coincidían con la carta y nos querían cobrar extras como 420 pesos por agregarle crema a los fideos y otros 200 por la crema del flan”, contó Florencia, la damnificada, al diario La Voz.

La situación se volvió más grave cuando, ante la disconformidad con el monto final, el encargado les ofrece repasar la carta y la mujer advierte que los precios no son lo que ellos habían visto. “En plena discusión agarramos una carta que estaba en la mesa de unos chicos que recién se sentaban, para compararla con la que nos dio el encargado, y nos damos cuenta que tenía los precios que habíamos visto cuando pedimos la comida. Llegamos a la conclusión de que tenían dos cartas: una para cuando pedís y otra para cuando pagás”, relato la mujer.