Sin dudas, uno de los principales atractivos del Valle de Punilla son sus ríos. Los turistas llegan en búsqueda de sus cálidas aguas y las playas, que ya sean arenosas, rocosas o plagadas de verde césped, brindan un agradable entorno para pasar la tarde o el día a la vera del agua.

Sin embargo, los ríos serranos presentan algunos peligros como lo son las crecientes, la profundidad, que muchas veces no se puede intuir, y los famosos remolinos o torbellinos que “atrapan” a los bañistas en los pozos.

El rescate de un abuelo y su nieto en el río San Antonio a la altura del balneario El Fantasio\u002E

En este sentido, la tarea de los guardavidas se torna fundamental. Solamente en Villa Carlos Paz, se contabilizan entre 300 a 400 rescates cada año. Durante este fin de semana, el cuerpo de guardavidas realizó 33 rescates, 11 asistencias y 17 curaciones en los distintos balnearios de la villa serrana.

Cabe recordar que el Cuerpo de Guardavidas se encuentra trabajando desde principios del mes de diciembre con el objetivo de brindar seguridad a vecinos y turistas que asisten a los distintos balnearios de la ciudad. Durante los últimos meses se realizaron capacitaciones en primeros auxilios, técnicas de rescate y entrenamientos especiales de modo tal que garanticen la seguridad de los bañistas.