Uno de los hechos en cuestión fue registrado en el barrio Costa Azul, cuando se advirtió que se estaba desarrollando una fiesta con más de 200 asistentes. También se constató un hecho similar en una vivienda particular ubicada en Agua de Oro, donde se encontraban reunidas cerca de 80 personas.

Pese a que algunas medidas fueron flexibilizadas, las reuniones sociales aún no están permitidas por lo que desde la policía y desde el municipio agudizan los controles en esta materia y piden a los vecinos que acaten las medidas dispuestas para seguir cuidando a la población.