Se cumplen 15 años desde la adopción de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad  y desde la ONU y la Asociación de Ciudades y Gobiernos Locales Unidos se encuentran trabajando fuertemente para presentar un “Manifiesto de niñas, niños y adolescentes con discapacidad al mundo”, el que se desarrollará en diversas partes con las perspectivas de los gobiernos locales y regionales, de organizaciones de la sociedad civil, de las agencias de las Naciones Unidas y de los Estados parte de la Convención sobre los Derechos de las Personas con discapacidad.

Pero lo trascendental es que allí en ese manifiesto estarán las voces de las niñas, los niños y adolescentes con discapacidad, y es la primera vez en la historia que se presentará una declaración que involucra directamente sus voces, su participación, sus miradas.

Nuestra ciudad, Villa Carlos Paz, es una de las cinco ciudades de la Red Mercociudades seleccionadas para participar de este desarrollo, presentación y defensa del Manifiesto y para ello se ha convocado a Giuliano Altamirano de 10 años, estudiante de la escuela Intendente Grimberg, nacido y criado en Carlos Paz, hoy viviendo en barrio Colinas, y muy feliz y a gusto de formar parte de esta iniciativa.

Giuliano Altamirano, un de 10 años que redactará un Manifiesto internacional para niños con discpacidad.

Giuliano tiene una discapacidad motriz y junto a su familia se muestra orgulloso de participar de esta instancia histórica y única: “Me da sensaciones de felicidad, y están contentos mi mamá, mi papá y mis hermanos. Estuvimos hablando sobre la Convención, y los derechos que tenemos para que se respeten y se cumplan”.

La instancia de trabajo estuvo coordinada por la concejal Patricia Morla, quien representa al Municipio de Villa Carlos Paz en la Red Mercociudades y que coordina el Grupo de Discapacidad e Inclusión de la Red, ya que el documento final del Manifiesto será presentado el 3 de diciembre cuando se conmemore el Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

“Trabajamos con Giuliano muy bien, hablando sobre los Derechos y también sobre las comunidades educativas. Conocemos a Giuliano y su familia desde hace muchos años y rápidamente accedieron a participar de este Manifiesto. En ese marco, lo que armamos con Giuliano fue enviado a Barcelona donde está la sede de CGLU y allí se incorporarán las voces de niñas y niños de todo el mundo”, señaló Patricia Morla.

Los aportes de Giuliano se desarrollaron en dos etapas; en primer lugar conversando sobre el Manifiesto, analizarlo y el reconocimiento de los Derechos Humanos como instancia clave. Luego, y de acuerdo a su experiencia, Giuliano hizo referencia a momentos en los que se siente más incluido en su comunidad, su sensación sobre qué dignifican los derechos humanos, el papel de las redes sociales para desarrollar sensibilidad hacia las niñas, niños y adolescentes con discapacidad, entre otras.

De esta manera, Giuliano y las voces de cientos de niñas, niños y adolescentes con discapacidad, se alzan para ser escuchadas, para narrar sensaciones, experiencias y para seguir luchando por un mundo más amable, más íntegro, igualitario y respetuoso.