Gracias a una fotografía publicada por una amiga de la familia en redes sociales, Diego Ferreyra, a quien lo agarró la pandemia trabajando en la ciudad de Cosquín, finalmente pudo viajar a Corral de Bustos y reencontrarse con su hija Catalina tras más de diez meses sin verse.

Todo comenzó cuando Sonia se enteró que su amigo emprendía un viaje “a dedo” desde Cosquín con el único objetivo de reencontrarse con su pequeña de 9 años que vive con su mamá en Corral de Bustos, y que debido a la pandemia y sus consecuentes restricciones, no pudo viajar para volver a verla.

La publicación que se hizo viral en Facebook.(Foto: captura / Facebook Sonia Marín).

Todo ocurrió esta semana, Diego emprendió su peripecia con un celular roto, algo de dinero, su mochila, y haciendo dedo en la ruta. Así fue como finalmente llegó hasta Villa María -de donde es oriundo y en donde vive su hermana- Y fue ella misma quien acudió a la buena predisposición de una amiga de la familia, Sonia Marín.

Sonia trabaja en una radio muy conocida de la localidad (103.7 FM Corral), por lo que decidió publicar la foto de este papá “viajero” en sus redes sociales, un hecho que rápidamente surtió efecto y que derivó en cientos de comentarios de personas que se ofrecían a ayudarlo.

La pequeña Catalina junto a su papá Diego y su amiga Sonia.(Foto: gentileza Diego Ferreyra).

Finalmente, y gracias a un joven camionero que se hizo eco del pedido, se contactó con Diego y lo acercó dejándolo tan sólo a unos 13 kilómetros de Corral de Bustos.

Envuelto en nervios, Ferreyra llegó a destino gracias a Sonia, quien lo fue a buscar y terminó siendo testigo presencial de ese reencuentro más que esperado, ¡y hasta con una cámara de televisión registrándolo todo! (C6Noticias).

“Fue increíble, la verdad que no tengo palabras para agradecer todo esto. No conozco mucho de redes sociales pero estoy sorprendido (...) Me reencontré con mi hija después de tanto tiempo, desde enero que no la veía y estoy feliz. Siempre nos hemos comunicamos por videollamadas pero no es lo mismo. Estamos felices”, dijo Diego Rubén Ferreyra en diálogo con VíaCarlosPaz, aún emocionado y anticipando que se quedará por unos días ya que, por su trabajo, debe regresar a la ciudad de Cosquín.

Diego junto a Catalina y parte de su familia en Corral de Bustos.(Foto: gentileza Diego Ferreyra).