La costanera de Carlos Paz se pudo ver como en las mejores épocas, y cientos de visitantes, respetando los protocolos de cuidado, disfrutaron de la villa y sus reconocidos atractivos.

Los comerciantes se muestran satisfechos con las ventas, y aunque aún no se emitieron cifras oficiales se sabe que la ocupación hotelera fue muy buena.

El clima acompañó, posibilitando largos paseos al aire libre y hasta caminatas nocturnas en la peatonal. Turistas, comerciantes y hoteleros conformes con el fin de semana largo en la ciudad.