Claro está que el colapso de la ruta 38, que comunica el Valle de Punilla, requiere de una solución a mediano plazo. El proyecto de autovía que busca unir el dique San Roque (en Carlos Paz) con La Cumbre es un tema ha generado conflicto entre los habitantes de la zona, ya que muchos rechazan esta obra aduciendo afectará negativamente al ecosistema serrano.

Por ley, se exige que los proyectos de este tipo cuenten con una licencia ambiental, y desde el Diario La Voz aseguran que ese aval ya habría sido emitido por Juan Carlos Scotto, titular de Ambiente de la provincia. En este sentido, la resolución daría por finalizado el proceso legal previo a la licitación.

Cabe recordar que esta obra fue una de las más discutidas en la historia de la provincia. En 2018, casi mil expositores hicieron uso de su derecho a la palabra en una audiencia pública inédita que se concretó en Santa María de Punilla, tras un muy intenso debate. Los argumentos estaban centrados en que, aquella idea de trazado que iba desde la ruta 38 hacia el este del departamento, afectaría una enrome proporción de bosque nativo (más del 76%) y que además suponía un riesgo extremo, pues implicaba remoción de tierra sobre minas de uranio que existen en la zona.

La obra en marcha de la variante Costa Azul, con nuevo puente sobre el dique San Roque. Desde ahí arrancaría la discutida nueva autovía hasta Cosquin. (La Voz)

Frente a estos argumentos, en aquel entonces se decidió pensar en otra alternativa. En consecuencia, a fines de 2020 la empresa provincial Caminos de las Sierras, encargada de la futura obra, presentó un nuevo proyecto con un trazado que va en dirección opuesta al plan anterior, ahora de la ruta 38 hacia el oeste de Punilla.

Según lo publicado en el Diario La Voz la resolución de la Secretaría de Ambiente a la que tuvieron acceso indica: “La propuesta de Alternativa Ruta Nacional 38 Variante es técnica y ambientalmente factible en la medida que se implemente el Plan de Gestión Ambiental, se realice la capacitación de los actores intervinientes, se cuente con responsables (ambiental, arqueólogo y paleontólogo) y se implemente una vía de comunicación eficiente y accesible para la comunidad”.