Hay gestos que valen más que mil palabras. Eso es lo que podría describir la situación que vivió este viernes Claudio Enciso, propietario de la tienda de ropa "Don Varón" que fue desvalijada por delincuentes.

Había comenzado mal la jornada laboral para Claudio. Cuando se disponía a abrir su local, ubicado en calle Los Artesanos de la ciudad de Carlos Paz, advirtió que desconocidos le habían robado casi todo.

Pero pese a la situación de impotencia que tuvo que pasar, hubo un gesto que lo emocionó. El mismo fue el encargado de contarlo: "Yo estudio la biblia con los testigos de Jehová. Y ellos se enteraron de lo que me había pasado. Entonces, la persona que me da el estudio bíblico, me mandó un mensaje a la mañana preguntándome donde estaba y vino para el negocio", relató. Y acto seguido amplió: "Allí me entregó un sobre cerrado y se fue. Lo quise abrir delante de él, pero no quiso. Me dijo que era anónimo y se fue. Entonces lo abrí y había 1.000 pesos".

Ese acto lo llenó de emoción. "Es un gesto inmenso. Me hizo llorar, porque casi todos los testigos son personas que no tienen un trabajo estable, que viven de changas para poder predicar. Fue muy noble de parte de ellos, que están tan complicados como uno. Es muy emocionante", cerró el comerciante.