Pasada las 22 horas, la lluvia pronosticada cayó en Capilla del Monte, La Cumbre, Los Cocos y parte del Valle de Punilla, la zona más afectada por los incendios forestales en los últimos días.

Los lugareños recibieron el agua como una bendición, ya que las llamas pusieron en riesgo las viviendas y hubo evacuados en Las Gemelas, Aguas de los palos y Aguas azules, barrios de Capilla del Monte.

En la zona de incendios trabajan unos 300 bomberos con unidades livianas y hay apostadas varias unidades pesadas para evitar que las llamas puedan incendiar viviendas.

Y se espera que las precipitaciones, pronosticadas para mañana martes también, logren contener los distintos focos.