La Justicia avanza en una investigación que busca determinar las circunstancias en las que se originó el confuso y violento episodio ocurrido el domingo por la tarde en inmediaciones de la zona popularmente conocida como "La Vizcachera" en la ciudad de Villa Carlos Paz, y que dejó el saldo de un adolescente con heridas de arma de fuego, y un efectivo de la Policía de Córdoba herido de gravedad tras recibir un disparo perpetrado por quien sería señalado como el presunto delincuente de tan sólo 13 años de edad, quien junto a otros dos jóvenes, resultaron detenidos.

Ese lunes, y gracias a la rápida intervención médica, el Sargento Pablo Bustos fue derivado de urgencia a una clínica privada de la ciudad de Córdoba en donde permanece "estable" y "evolucionando favorablemente" en la Unidad de Cuidados Intensivos, y por el momento, sin necesidad de respiración asistida.

Según pudo conocerse, la causa estaría avanzando en dos principales carriles: por un lado apunta a la intervención de dos chicos menores de edad, uno de 13 años y señalado como el presunto autor del disparo, y por ende, inimputable. Además, otro de 16 años quien "nunca corrió peligro su vida", precisaron fuentes policiales a este medio, pero que también recibió balazos en su cuerpo (pierna y brazo), los cuales habrían sido efectuados por otro policía.

Sin embargo, y según detalló La Voz, habría un tercer muchacho de 14 años que fue demorado por resistirse al operativo, pero que a las pocas horas "fue liberado y volvió con su familia", aportó el medio cordobés.

Por otro lado, desde la Fiscalía N° 3 de Villa Carlos Paz, a cargo de la Dra. Jorgelina Gómez, también investiga las causas que compromete al compañero del policía baleado. Se trata de un oficial que según las primeras líneas investigativas, "se excedió al herir de cuatro tiros al sospechoso de 16".

Fue entonces que la Fiscalía local dispuso su imputación: "Lo acusó por lesiones agravadas en el ejercicio de la función y por el uso de arma de fuego", precisó La Voz. Aunque por el momento, no quedaría detenido.

Foto de portada: gentileza Jorge Elena.