Se trata de las denominadas "Azolla", con las que "se han evidenciado resultados positivos", aseguraron desde el Municipio.


Desde el Municipio de Villa Carlos Paz informaron este viernes que continúan desarrollando diferentes acciones con el fin de “mitigar el impacto de las cianobacterias en el lago San Roque”.

En esta ocasión, el Gobierno de la Ciudad a través de la Dirección de Ambiente, Ejido y Desarrollo Sustentables, se encuentran trabajando con plantas denominadas “Azolla”, que según informaron: “Son autóctonas y tienen la capacidad de actuar de forma natural y mejorar la calidad del agua”.

Durante la mañana de este viernes, personal municipal junto al INA CIRSA realizaron el control correspondiente para evaluar en qué momento las plantas deben ser retiradas del espejo de agua.

El estado actual del agua en Villa Carlos Paz. (Foto: Municipal).

Lo más relevante de esta acción, es que de acuerdo a lo recabado por los profesionales, “se han evidenciado resultados positivos, logrando la reducción de presencia de algas en la zona”, enfatizaron con entusiasmo.

En este sentido, el Ingeniero Gustavo García Setti, Secretario de Desarrollo Urbano Ambiental, expresó: “Hemos implementado un trabajo distinto junto al INA CIRSA con resultados positivos debido al efecto de estas plantas naturales. Los convenios que se han firmado con la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad Nacional de Córdoba y el INA CIRSA, nos permite plasmar diferentes acciones que mejoran las situaciones que tenemos en el lago San Roque“.

Y agregó: “Tenemos que continuar con este tipo de políticas ambientales para mejorar el estado del lago San Roque y poder mitigar la situación que hoy atravesamos”, completó el Ingeniero.

Autoridades Municipales equipo profesional de INA CIRSA. (Foto: Municipal).

Por otra parte, el director del INA CIRSA, Ingeniero Carlos Cattalini, señaló: “Estas plantas en este caso particular, son autóctonas de este curso de agua a diferencia de otras bahías donde han sido plantadas por el Municipio, es un avance de nutrientes que comparten con las cianobacterias, donde una predomina por sobre la otra. En este caso, tiene beneficios ya que no presenta olor y emanación típico del proceso de descomposición de las cianobacterias”.

Sin embargo, especificó que “sí hay que realizar un control con el objetivo de que el volumen no sea excesivamente grande y evaluar si debemos remover estas plantas”.

Las plantas autóctonas mejorarían el estado del agua. (Foto: Municipal).

Por último, explicó que estas plantas “Azolla” mueren y se sumergen al fondo del agua, desde donde “pueden volver a liberar nutrientes y llegar a ser perjudiciales para el estado de contaminación”. Es por eso que se encuentran “en una evaluación permanente para concretar de forma eficiente estas acciones de remediación”, sintetizó Cattalini.




Comentarios