Se trata de una investigación paralela ordenada por el fiscal Raúl Ramírez ya que no se pudo determinar cuánto tiempo estuvo con vida.


Mariela Natali, una mujer de 44 años oriunda de Santa Fe, fue encontrada sin vida el martes 18 de febrero, tendida boca a bajo en el arroyo Negro Quemada, a unos doscientos metros del sendero principal del dique Los Alazanes de Capilla del Monte, tras 15 días de una intensa búsqueda policial.

En un principio, las autoridades judiciales y policiales fueron prudentes a la hora de afirmar su identidad, pero al día siguiente y tras practicarle la autopsia forense, no hubo dudas, se trataba de Mariela Alejandra Natali.

El cuerpo de Mariela Natali trasladada en mula hasta la base de operaciones. (Foto: archivo).

Además, el informe determinó que la turista santafesina falleció a causa de una “asfixia por sumersión” y que su cuerpo no presentaba golpes ni signos de violencia, es decir, lesiones que hayan sido provocadas por terceros.

Según trascendió, la hipótesis más firme tras conocerse los detalles de la autopsia, es la de extravío seguido de muerte por falta de alimentación, lo que se conoce como inanición.

Sin embargo, y según informó ElDoce.tv, el fiscal Raúl Ramírez ordenó un estudio paralelo ya que “le preocupan las complicaciones que surgieron en torno a la investigación”.

Variables como la temperatura del agua del arroyo en donde el cadáver fue encontrado, que según se conoció, no superaba los 12 grados, contribuyó a que se conservara por lo que los forenses “no pueden determinar cuánto tiempo estuvo con vida”, especificó el medio cordobés.

Mariela Alejandra Natali, imagen con la que se difundió su desaparición. (Foto: archivo).

Ante este actual panorama, el fiscal ordenó trazar una investigación paralela con la colaboración de los profesionales del Conicet, quienes específicamente, estudiarán las larvas cadavéricas con el fin de precisar la data de la muerte de Mariela Natali.




Comentarios