Concretamente, lo que se baraja desde las entidades es un cese de comercialización de hacienda y granos que podría concretarse antes de las elecciones PASO y su anuncio conocerse en las próximas horas en un encuentro que mantendrían los ruralistas en Santa Fé.

La medida que, como era previsible y más aún en medio de un proceso electoral, se oficializó a través de la Resolución conjunta N°7/2021 y lleva las firmas de los ministros de Producción Matías Kulfas y de Agricultura, Luis Basterra. Teniendo en cuenta el calendario de las elecciones, no debería descartarse que el cepo se prolongue hasta fin de año.

“Prorrogase hasta el 31 de octubre de 2021, las medidas dispuestas por el artículo 2 del Decreto N° 408 de fecha 22 de junio de 2021 y su modificatoria”, dice la norma en referencia a aquel decreto que precisamente fijó el máximo de toneladas mensuales, y que no podría superar el 50% de lo exportado en el periodo julio-diciembre de 2020 inclusive.

Para extender la medida, desde el gobierno nacional argumentaron que, en materia de precios, el impacto de las medidas que limitaron la venta al exterior de manera temporal ha comenzado a mostrar resultados positivos. Tras dos (2) meses de vigencia, los precios se estabilizaron e incluso mostraron cierta retracción en distintos eslabones de la cadena. Y agregaron que en consecuencia puede observarse que las medidas tomadas han cumplido el objetivo de reducir la dinámica de precios”. Algo que por cierto choca con la realidad en el mostrador y en el bolsillo de los consumidores que padecen la escalada inflacionaria.

Resta por aguardar cómo consensuarán las entidades la forma de instrumentar una posible medida de fuerza que podría incluir un cese de comercialización de hacienda y granos.

Camión de cereales - Ramiro Bustinza

Varias fuentes indican que las pérdidas del sector han sido de más de 1000 millones de dólares durante este periodo restrictivo de las exportaciones lo que pone de manifiesto el enojo imperante dentro de todos los sectores que componen la cadena.