Si nos concentramos en el mercado internacional tenemos varios factores que están presionando los valores del maíz y la soja en Chicago. Por un lado, el progreso de recolección de Estados Unidos por encima del promedio de los últimos 5 años a igual fecha, con una proyección de producción en maíz de 381 millones de toneladas, y en soja de 121 millones de toneladas, según datos publicados por el USDA. Respecto a los stocks finales, se encuentran dentro de los mínimos de los últimos años, sin embargo, incrementándose en los últimos meses. Para soja se estiman en 8,75 millones de toneladas y para maíz, 38,1 millones de toneladas.

No obstante, el incremento en el precio del petróleo – que alcanzó 85 usd/barril – y, el aumento del precio del complejo aceitero (aceite de colza, palma, soja y girasol) generó que las bajas sean menos abruptas. En el caso del maíz, existe una correlación directa debido al etanol, que provocó en conjunto con la suba del precio del trigo, que el valor en Chicago del cereal se ubique en torno a 210 usd/tn. En la última semana, la EIA informó que el volumen semanal producido de etanol por Estados Unidos se ubicó en 1106 millones de barriles diarios, por encima de la semana previa y alcanzando el nivel de producción pre pandemia. Esto demuestra que la demanda interna se mantiene firme en Estados Unidos.En soja, la suba del precio del petróleo y del aceite de soja ayudó a que el precio en Chicago se mantenga dentro del rango de 450 -470 usd/tn. A pesar de que se encuentra en los últimos meses en un canal bajista. A esta presión por el progreso de cosecha en Estados Unidos, se suma el buen ritmo de implantación de Brasil.

Cosecha de soja en un campo.

La siembra del ciclo 2021/22, en Brasil, se ubica por encima del promedio de los últimos 5 años, a igual fecha. Según datos publicados por IMEA, en Mato Grosso, el progreso se ubica en el 68% vs 54,9% del promedio. Según datos publicados por Conab, en su informe mensual, se estima que Brasil producirá 140,7 millones de toneladas, por encima de lo recolectado el ciclo anterior. Esto se debe principalmente a un incremento en el área sembrada de 1 millones de ha, siendo el total de 39,9 millones de ha. El rendimiento se estima en 3,5 t/ha, con una proyección de exportaciones de 87,4 millones de toneladas.

Por último, en cuanto al mercado internacional, los fondos especulativos vienen disminuyendo su posición comprada en el último mes. Según datos publicados por la CFTC, la posición neta comprada de los fondos especulativos en maíz y en soja se vio reducida la última semana. La posición de maíz se ubica en 27,9 millones de toneladas y, en el caso de soja en 2,5 millones de toneladas. Para ambos cultivos no sólo disminuyó la última semana, sino que el interés abierto se redujo frente a la semana anterior. En ambos casos, presionado por el buen avance de la cosecha de Estados Unidos y el progreso de implantación en Sudamérica.

La uniformidad en la siembra de maíz es clave para lograr mejores rindes. (Gentileza Seed Matriz)

En Argentina, según datos publicados por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, el avance de siembra de maíz se ubica en 27,6% del área con destino comercial de 7,1 millones de ha. Para soja, el progreso de implantación alcanza 4,6% de la proyección de 16,4 millones de ha. Para esta semana, los pronósticos anuncian precipitaciones de manera generalizada en las zonas productivas, que podrían mejorar la condición para el avance de la siembra de gruesa. En cuanto a los valores de mercado, a pesar de que la soja disponible cotiza en torno a 350- 360 usd/t, según datos publicados por el MAGyP, todavía resta vender el 40% de lo cosechado el ciclo 2020/21. Esto es consecuencia de la incertidumbre que opera en el mercado local, por tipo de cambio e inflación. De la campaña 2021/22, el productor comprometió 2,4 millones de tons vs 3,2 millones de toneladas de igual fecha de un año atrás. De este volumen, solamente hay con precio cerrado 900 mil t. El precio futuro mayo-22 se encuentra oscilando los 320 usd/t.

En maíz, el volumen comprometido se ubica por encima de lo comercializado en soja de cara al ciclo 2021/22. Al 20-10, según datos del MAGyP, es de 8,2 millones de tons vs 9 millones de tons del ciclo anterior a igual momento. En el cereal, el interrogante se presenta por el volumen de exportación posible de la campaña que se está sembrando. Del disponible se alcanzó un volumen de DJVE de 38,5 millones de toneladas, con compras del sector exportador por 39,5 millones de toneladas. Para el ciclo 2021/22, las DJVE alcanzan 8 millones de tons vs 7,14 millones de tons del año pasado a igual fecha, con compras por 8,16 millones de tons..

En trigo sucede algo parecido, el volumen de exportación y DJVE se encuentra por arriba de lo acontecido hace un año, acelerándose en el último mes las DJVE, que alcanzan 9 millones de tons, de las cuales se estiman como exportación 12 millones de tons (siempre y cuando se mantenga la proyección de producción en torno a 20 millones de tons). Si se analizan las últimas dos campañas, la exportación llegó a cosecha con DJVE en torno a 10 millones de toneladas y se realizaron muy pocas declaraciones pasada la época de cosecha.