Una de las muchas cosas que nos ha enseñado la pandemia de coronavirus es el valor de Internet de banda ancha. Ya sea para trabajar de forma remota, terminar el año escolar, asistir a un servicio religioso o incluso pedir su comida para llevar favorita, al paso, casi todos hemos confiado en Internet para seguir viviendo la vida lo más normal posible.

Desafortunadamente, muchas veces el servicio de Internet de banda ancha que tenemos, especialmente para quienes viven en áreas rurales, simplemente no ha sido adecuado. En un mundo que ahora exige videoconferencias, eventos virtuales y educación en línea, demasiados estadounidenses no tienen la capacidad de conectarse o, incluso si pueden, la conexión no es lo suficientemente fuerte o confiable para completar la tarea en cuestión.

instalación de torre 5G. May 6, 2020. REUTERS/Adrees Latif/File Photo

Agregue a ese escenario las decenas de miles de estudiantes que tuvieron que terminar su último año escolar desde casa, y la situación se complica aún más.

A menudo he dicho que si hubiéramos llevado electricidad a las áreas rurales de Kentucky de la manera en que brindamos el servicio de banda ancha, todavía estaríamos a oscuras. En un momento en el que la conectividad es tan importante, es una pena que muchos hayan tenido que prescindir de ella.

Escuelas rurales Entre Ríos

No puedo decirles lo apasionado que estoy con este tema. Ha sido durante mucho tiempo una prioridad ver Internet de alta velocidad, disponible en todo el estado y espero que continúe siendo un enfoque válido hasta que tengamos ese servicio ofrecido hasta la última milla.

Como tal, se está lanzando una nueva iniciativa para ayudar a aliviar al menos algunos de los problemas relacionados con la banda ancha rural inadecuada. Este mes de agosto, se lanzó un proyecto para poner a disposición de todos los que acudan a los estacionamientos de las oficinas y agencias de KFB (Kentucky Fried Chicken) puedan acceder a Wi-Fi gratuito al aire libre.

Y este servicio no es solo para sus miembros, sino que está disponible para cualquier persona de una comunidad que necesite conectividad. Nuestro objetivo final es que cada uno de ellos eventualmente esté equipado con Wi-Fi gratuito y accesible al aire libre, y lo habremos logrado justo cuando comience el nuevo año escolar.

Me doy cuenta de que esto no es una solución completa al problema, pero es un paso en la dirección correcta cuando se trata de servir a las comunidades en las que vivimos y trabajamos.
Al menos será una opción para aquellos que no tenían opciones.

Esta iniciativa puede parecer una gota en el charco en lo que respecta a la solución del problema general, pero si podemos ayudar a un estudiante a terminar un proyecto escolar, o al propietario de una pequeña empresa a completar un cronograma de nómina, o una videoconferencia de abuelos con un nieto, entonces todo este esfuerzo valdrá la pena.

Esta es una oportunidad para marcar la diferencia en las comunidades en las que vivimos y servimos.

Fuente: Mark Haney presidente de Kentucky Farm Bureau