Desde paredes sucias, enchufes rotos, almohadas sin fundas, mesas de comidas destrozadas y hasta baños sin mingitorios.


El nosocomio de la ciudad portuaria no cuenta con médicos cirujanos, especialistas y la constante emigración de profesionales. La hija de una paciente, y ex trabajadora del lugar, la Licenciada Isabel Ramos, posteó en su cuenta de facebook su enojo por el estado del edificio de salud.

A su publicación le sumó fotos, que confirman el deterioro que persiste en el mismo. “La única verdad es la realidad lo que se ve” comienza diciendo la Licenciada en dialogo con DN.

“Me indignó ver la sala en la que está internada mi mamá, no tiene ni timbre para llamar a las enfermeras, cables y enchufes pelados con el peligro que eso ocasiona y ni hablar de la falta de profesionales, que se van por los maltratos por parte de los directivos”.

Ramos se encuentra con su madre internada a quien le deberán hacer una operación, para ello ya le anunciaron que será derivada porque “no se le puede realizar la intervención ya que “el arco en C no funciona”, según las propias palabras del traumatólogo a mi marido” comentó.

Es el hospital de las derivaciones, ante cualquier cosa te envían hacia otro nosocomio con lo que ese traslado conlleva, más en tiempos de coronavirus. Tal es el apoyo de los vecinos que muchas veces denunciaron ante las autoridades municipales y provinciales la mala gestión y el destrata que suelen recibir de los directivos, llenos de soberbia y de acciones dudosas.

Otras de las voces que se hizo escuchar fue la del traumatólogo Fernando Funes, a quien no se le renovó el contrato por una feroz interna con las autoridades hospitalarias.

En facebook decía “el hospital esta como esta por CULPA DE LA DIRECCION ACTUAL. Lo dije muchas veces lo van a fundir al hospital y cuando se den cuenta va a ser tarde. Con todas las donaciones que reciben de pesqueras, mineras etc. pero no van para el hospital van para sus propios bolsillos. UNA VENTANA CON CINTA DE PAPEL!

NI ELLOS SABEN que está así el hospital porque no les interesa, a ver si ahora lo vemos al intendente con alguna NUEVA FOTO PARADO AL LADO DE LA VENTANA arreglada como tiene que ser!”.

Las quejas no solo tienen que ver con el mal estado del hospital, sino también con la cantidad de inconvenientes que existen en los Centros de Salud, de los cuales desde la dirección hacen oídos sordos. Lo cierto es que el tiempo va a siendo notar los deterioros en el hospital y las denuncias, al menos mediáticas, se siguen sumando.

Aunque las autoridades regionales hacen oídos sordos y no toman cartas en el asunto, ni analizan porque Puerto Deseado vive quedándose sin profesionales médicos y derivando pacientes con patologías simples a hospitales regionales.

Fuente Deseado Noticias




Comentarios