El ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, pidió a la población “disminuir los viajes internacionales” para prevenir el ingreso al país de la variante Delta del coronavirus, que es más contagiosa y más letal que otras conocidas. Además, confirmó que el costo de los hoteles de las cuarentenas obligatorias correrá por parte de quienes den positivo en el test.

//Mirá también: COVID: Fernán Quirós no descartó la posibilidad de combinar vacunas, pero con evaluación previa

“Tenemos que hacer los mayores esfuerzos para disminuir la cantidad de viajes internacionales y que quien no tenga necesidad imperiosa de viajar no lo haga; cada personas que vuelve puede traer la variante Delta”, advirtió el ministro.

En sintonía con el Gobierno nacional, sostuvo que es importante reducir los viajes fuera de la Argentina “especialmente en el próximo mes o mes y medio para completar la parte más intensa de la campaña de vacunación” y solicitó que “haya la menor interacción (posible) con el exterior”.

Con respecto a los porteños que llegan al Aeropuerto internacional de Ezeiza, explicó que a quienes el test al ingreso al país les de positivo o no tengan condiciones de aislamiento en sus domicilios, se les ofrece cumplir la semana de cuarentena en un hotel, cuyos “costos están a cargo de las personas como indica la normativa nacional”.

Los viajeros que den negativo al entrar al país y puedan realizar la semana de aislamiento en sus domicilios, serán llamados para seguir la evolución diaria y recibirán una visita presencial para “dar garantías de que lo cumplen”, y cuando concluye la semana “se les hará un PCR” para confirmar su estado de salud, agregó.

En otro orden, Quirós indicó que la Ciudad de Buenos Aires decidió “acortar el intervalo” entre la primera y la segunda dosis de las vacunas para inmunizar a una mayor cantidad de población ante el riesgo de ingreso de la variante Delta, que se detectó por primera vez en India.

“Decidimos acortar el intervalo entre primera y segunda dosis para tener más personas vacunadas dada la posibilidad futura de circulación de la variante Delta”, señaló.

En ese sentido, explicó que en el caso de la vacuna Sinopharm se estipuló un “intervalo es de 4 semanas”, no precisó cual es el período para AstraZeneca y manifestó que con la llegada del segundo componente de la vacuna Sputnik V de Moscú inmunizarán a las personas que completaron los tres meses por estos días.

//Mirá también: La vacuna AstraZeneca mejora su eficacia contra el COVID-19 si pasan varios meses entre las dosis, según un estudio

El ministro porteño se refirió al estudio difundido ayer por la Universidad de Oxford que reportó que los anticuerpos generados por la segunda dosis de AstraZeneca aumentaron hasta cuatro veces al ser aplicada a las 44 y 46 semanas después de la primera inyección en relación a quienes la recibieron entre las semanas 8 y 9, Quirós.

“Se sabe que con un intervalo interdosis más amplio la respuesta es mayor tanto para AstraZeneca como Pfizer, pero no podemos estirarlo tanto por la variante Delta”, insistió.

Además, precisó que una dosis de vacuna “es poco robusta para evitar el contagio de la variante Delta, evita entre 30 y 35% los contagios, pero sí tiene protección para la enfermedad grave y mortal”.

Por último, señaló que en CABA “se estabilizó el descenso de casos” de COVID-19 en un promedio de 1200 contagios por día.

Con información de Télam.