El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, salió a defender a Elisa Carrió luego de que los abogados Alejandro Rúa y Graciana Peñafort solicitaran que la exdiputada nacional y cofundadora de Juntos por el Cambio sea citada a prestar declaración indagatoria, en la causa en la que se investigan supuestas maniobras de espionaje ilegal durante el gobierno de Mauricio Macri.

“Toda mi solidaridad frente a este pedido de indagatoria. Sé de su honestidad, de su incansable lucha por la transparencia y por el bien de la República. La acompañamos, como siempre”, escribió Larreta en su cuenta de Twitter.

De esta manera, el jefe de Gobierno de la Ciudad se sumó a otros referentes de Juntos por el Cambio que respaldaron de la líder de la Coalición Cívica.

En ese sentido, el propio Macri publicó un mensaje en Twitter: “Una vez más vemos que Cristina y sus abogados persiguen judicialmente a opositores. Ahora a Lilita, que con valentía se atrevió a denunciar actos de corrupción y a quien acompaño y respaldo”.

Además, el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, expresó: “Siempre voy a estar del lado de alguien que además de ser un ejemplo de honestidad, ha luchado con enorme valentía y transparencia por la República”.

Este jueves los letrados presentaron el pedido ante el juez federal de Lomas de Zamora, Juan Pablo Auge, quien investiga, entre otras cosas, el espionaje a exfuncionarios kirchneristas que estuvieron detenidos en el penal de Ezeiza y a sus respectivos entornos, incluidos sus abogados defensores.

Como supuestas víctimas del espionaje ilegal, Rúa y Peñafort presentaron un escrito de 46 páginas en el que detallaron cómo las transcripciones de escuchas utilizadas por Carrió y el fiscal Carlos Stornelli para intentar voltear el caso D’Alessio se habrían filtrado del área de jurídicos de la AFI que durante el macrismo estuvo bajo las órdenes de Juan Sebastián Destéfano.

Los abogados pidieron que se cite a indagatoria a Carrió “por su responsabilidad en la maniobra ilegal desplegada desde la AFI con los objetivos de influir en la situación institucional y/o política y/o social del país y en la opinión pública y de dar cobertura a la organización paraestatal que integraban D’Alessio y otras personas a las que la nombrada se encontraba estrechamente vinculada”, según el escrito.

Los hechos por los que los abogados acusan a la exdiputada coinciden con los relatados en la imputación que esta semana el juez Auge envió a quienes están llamados a prestar declaración indagatoria a partir de este viernes por el espionaje a personas privadas de su libertad.

En esa imputación se describe que las transcripciones de las escuchas que llegaron a manos de Carrió y Stornelli habrían salido del área de jurídicos de la AFI, que estaba comandada por Destéfano e integrada, entre otros, por el abogado Mariano Ruda Bart y por Bernandro Miguens, un hombre que antes había trabajado en el juzgado de Claudio Bonadio.