El Gobierno de la ciudad de Buenos Aires deberá suspender todo tipo de actividad de tala y poda de árboles hasta que implemente un sistema que garantice la transparencia y la protección del arbolado público, según ordenó la Justicia porteña.

El fallo fue del juez Guillermo Scheibler hizo lugar parcialmente a una acción de amparo y ordenó al Gobierno y a las Comunas de la Ciudad a suspender la poda y la tala, con la excepción de aquellas que afecten a la seguridad pública, informó i-judicial.

Poda y tala de árboles en la ciudad de Buenos AiresTwitter @julianlopezOK

Scheibler le ordenó al GCBA que implemente un sistema informático de acceso libre, gratuito y público que contemple todas las acciones de gestión del arbolado público, permita seguir la trazabilidad de los ejemplares y permita que cualquier vecino pueda controlar y verificar en tiempo real la conservación de las especies

También le ordenó que finalice el Plan Maestro de Arbolado Público y que ejecute un esquema de tareas de conservaciónen el que la poda no resulte la única y exclusiva herramienta de manejo, entre otras acciones.

De acuerdo al fallo, el amparista consideró que el Gobierno porteño desarrolla una actividad de poda que, al menos desde hace cinco años, está destruyendo los árboles del patrimonio público.

El juez argumentó el derecho de los ciudadanos a tener un ambiente sano y puntualizó como uno de los principales fines de la política ambiental de la Ciudad “la preservación e incremento de las áreas forestadas”

El magistrado también hizo mención a que “no se encuentra publicado ningún dato relativo al “estado sanitario, estructural y mecánico, adecuación al sitio de implantación, descripción de daños, estado de situación de planteras” de cada ejemplar, por lo que “el mandato constitucional y legal en la materia se encuentra cumplido de modo parcial e incompleto”.

“El propio gobierno porteño (en el Plan Maestro) ha reconocido y destacado la importante función ambiental que cumple el arbolado urbano” dijo el juez en su falloy subrayó la “falta de accesibilidad a la información”.

Con información de Télam.