Todo comenzó cuando un grupo de vecinos se manifestaron e impidieron que se comience la obra anunciada por el intendente Adán Bhal en el bulevar Racedo, entre Alsina y Avenida Ramírez. Los auto convocados salieron en defensa de los árboles de la zona y de esta manera no se instaló el obrador. Luego desde el municipio convocaron a reuniones para explicar el alcance de la obra y finalmente este lunes 25 se comenzará con el ensanche.

Quien dió su opinión a la obra fueron los profesionales del Colegio de Arquitectos de Entre Ríos (Caper). En un comunicado que publicaron en sus redes sociales afirman: “El proyecto en particular para el tramo de calle Racedo entre Ramírez y Alsina se conoció cuando se publicaron en redes sociales algunas imágenes de cómo quedaría finalmente el corredor ante el llamado a licitación, pero esto se realizó sin darse a conocer las evaluaciones de impacto socioambiental, análisis, consultas, y resultados positivos que ese proyecto traería a la ciudadanía, tampoco se dio a conocer en el marco de qué programa, fue concebido.

Desde el Instituto de Estudios Territoriales (IET – Regional ONO – CAPER) abogamos por una ciudad con espacios en el que converjan todos los ciudadanos, ya que en las decisiones que atañen a la gobernabilidad de lo urbano es donde todos debemos intervenir y participar”, dicen.

Mientras el ejecutivo municipal afirma que “La obra tiene antecedentes en estudios técnicos elaborados por el Consejo Federal de Inversiones -CFI- y el Banco Interamericano de Desarrollo -BID- para solucionar inconvenientes de conectividad vial que padece hoy la capital entrerriana” dice Bahl y en este punto desde el Caper afirman: “El proyecto en particular para el tramo de calle Racedo entre Ramírez y Alsina se conoció cuando se publicaron en redes sociales algunas imágenes de cómo quedaría finalmente el corredor ante el llamado a licitación, pero esto se realizó sin darse a conocer las evaluaciones de impacto socioambiental, análisis, consultas, y resultados positivos que ese proyecto traería a la ciudadanía”.

En la nota el Colegio de Arquitectos detallan algunas problemáticas que a su ver tiene que ser abordadas por las gestiones municipales en un marco de participación ciudadana y “para ello resulta prioritario que los gobiernos locales tengan la voluntad política de cumplir con normativas de acceso a la información pública, trazando estrategias de comunicación en el cual se utilice un lenguaje adecuado y cotidiano”, dicen desde Caper.

Entre las demandas que observan desde el colegio de profesionales hablan de: “nulo saneamiento de los arroyos; ineficiencia o inexistencia de servicios básicos; inundaciones urbanas; falta de mantenimiento y escasez de espacios verdes; deficiencia del transporte público; arbolado público en constante deterioro y escasez de nuevas forestaciones; proliferación de residuos sólidos urbanos, entre otras”.

Por su parte Adán Bahl que tuvo la necesidad de salir a dar una conferencia de prensa luego de las reuniones llevadas a cabo y dijo: “Esta obra no fue definida ni por mí, ni por la viceintendenta. Tiene todo un fundamento basado en la necesidad intervenir algunas avenidas en la ciudad de Paraná. El proyecto fue desarrollado por expertos profesionales, cuenta con financiamiento de Nación y es una obra que está incluida en el presupuesto municipal, tiene aprobación legal y legislativa por unanimidad de los concejales de Paraná y cuenta con los requisitos ambientales”.

El Caper mas adelante en su comunicado sostiene: “Construir y/o modernizar una ciudad, no es hacer solo calles, o solo viviendas, o sólo espacios verdes públicos. Justamente hacer urbanismo es tener una mirada integradora de dichos componentes en relación al entorno natural que la contiene, y a lo que demande el contexto social del momento”.

Por lado de los vecinos una de las voces que lleva adelante el reclamo es Diego Grubert que el proyecto de ensanche de calle Racedo “nunca fue consultado a los vecinos. Sabemos que viene de la Municipalidad y fue anunciado a los presidentes vecinales que, cuando se adjudicó la licitación, nos informaron que arranaba la obra. Preguntamos cuál era el objetivo del ensanche y nos hablaron de agilizar la circulación. Planteamos que la circulación de Racedo no es una locura. Nos dijeron que no podíamos hacer nada” dijo el vecino consultado al respecto.