Más de 1.800 personas tuvieron que dejar sus hogares como consecuencia de las inundaciones en la provincia de Buenos Aires, de acuerdo a lo informado por fuentes de Desarrollo Social y de Defensa Civil. El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) anunció que se espera una mejora de las condiciones climáticas para esta tarde.

El oeste del conurbano bonearense -en especial los distritos de La Matanza, donde un bebé murió ahogado- fue particularmente afectado por las intensas lluvias de los últimos días y sufrió los desbordes de arroyos y ríos, por la crecida del caudal que viene desde el norte provincial y desemboca en el río Matanza.

Según detallaron los voceros de Defensa Civil, en esta región "el número de evacuados se va a ir incrementando" como consecuencia del agua que baja de los partidos de Cañuelas, Las Heras y Marcos Paz.

Quilmes, Arrecifes, Marcos Paz y Cañuelas son otras de las ciudades afectadas, en donde "hay equipos de emergencia trabajando y equipos de Desarrollo Social, que asiste a municipios con alimentos, frazadas, chapas, colchones y agua", indicaron los voceros.

El mal tiempo también causó estragos en las provincias de Córdoba, Sante Fe, Enbtre Ríos, Formosa y Corrientes.