Con el aumento de la canasta básica, una familia porteña integrada por dos adultos y dos chicos necesitó en septiembre contar con un ingreso mensual de $ 47.169 para no ser considerada pobre. Esto, sumado al alquiler de un departamento de 2 ambientes modestos en un PH sin expensas ($ 16.892) suma un total de $ 64.061.

Estos datos, que se desprenden de un informe realizado por la Dirección de Estadística de la Ciudad de Buenos Aires, difieren de los datos informados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos ($ 47.217,95) porque el INDEC considera como gasto de alquiler el promedio entre los inquilinos y los propietarios, quienes en realidad no abonan.

La Dirección porteña calcula el valor de la canasta sin el alquiler y luego agrega este monto a los hogares no propietarios.

Evolución de la pobreza en la Región Metropolitana. (Clarín)

De esta manera, son distintas también las cifras de pobreza. Para el INDEC, la pobreza en CABA fue del 17,3% durante el primer semestre, mientras que para la Dirección porteña fue del 28,2%. Estos más de 10 puntos de diferencia equivalen a casi 350.000 pobres más.

Además, según la Dirección porteña, para que una familia sea considerada de "clase media", sus ingresos deberían haber superado en septiembre los $ 73.404,12. Adicionando un alquiler modesto y sin expensas, esa cifra sería de $ 90.000.

"La pobreza registra el valor más alto de toda la serie desde 2015. La expansión de la indigencia es la más alta de todos los estratos y su nivel, el mayor de la serie histórica", indica el Informe sobre Condiciones de Vida de la Dirección porteña.