Ocurrió en Ramos Mejía. Los asaltantes se hicieron pasar por trabajadores de Edenor.


Dos delincuentes, que se hicieron pasar por trabajadores de Edenor, asaltaron a una mujer de 92 años en su casa ubicada en la calle Berón de Astrada al 300, en Ramos Mejía. La jubilada fue maniatada y los asaltantes se llevaron todo el dinero que tenía.

Estaba tomando mate sola, me doy vuelta y veo a un hombre. Le pregunto qué pasa, quién sos vos, me responde: ‘Yo soy un chorro’ y me dijo que me quede quieta”, contó Elena en declaraciones a TN.

La víctima preciso que las mismas personas que le robaron le habían tocado el timbre días antes y se presentaron también como trabajadores de la empresa prestadora del servicio eléctrico. 

“Le dije que no los dejaba pasar y me pidieron que le bajara la térmica. Ese día se fueron, y volvieron el viernes a la mañana”, recordó la jubilada.

Cuando los ladrones volvieron a presentarse a su domicilio, la mujer se asomó a la ventana y el delincuente le explicó que “había mucho exceso de corriente”. “Salí a bajar la térmica y la puerta quedó abierta, se ve que él subió por el techo y bajó por la escalera”, agregó.

En ese momento, uno de los ladrones apareció por detrás de ella y le dijo: “Dame toda la plata que tenés”. Además, la jubilada contó que la amenazó de muerte y le avisó que la iba a encerrar en el baño.

Luego, le ataron las manos y no la amordazaron ante el ruego de la víctima. Para evitar sus gritos, la amenazaron: “Callate la boca, no hables, porque tuve coronavirus y te puedo contagiar”.

Los delincuentes se robaron 17.000 pesos que Elena había cobrado de la jubilación y todo lo que tenía en la billetera: “Me quedé sin un peso, hasta tenía 100 pesos en el monedero y se lo llevó también”.


En esta nota:

Policiales Inseguridad


Comentarios