Alexis, un joven porteño que trabaja en la Dirección General de Integración Económica de la Secretaría de Integración Social y Urbana del Barrio 31 y Sebastián, del programa Manos a la Obra de la Dirección de Mejoramiento de Vivienda del barrio, dieron detalles sobre el Plan DetectAR en ese barrio.

"El DetectAR es, básicamente, el aislamiento de los casos sospechosos y la búsqueda activa de todos sus contactos estrechos", contó Sebastián, y agregó que trabajan de manera conjunta con el ministerio de Salud de Ciudad y el de Nación. "Empezamos como colegas y terminamos siendo como una familia porque nos veíamos todos los días durante más de 10 horas y se terminó armando un grupo de trabajo muy lindo", acotó Alexis.

El plan DetectAR visita a las personas que tuvieron contacto estrecho con casos confirmados de coronavirus y les realiza una detección de síntomas para luego derivarlos al Centro de Testeo correspondiente a cada barrio donde se realiza el operativo (Barrio 31, 21.24, Ricciardelli, Rodrigo Bueno, 15, 20, Carrillo).

Una vez allí los vecinos que presentan síntomas se hacen el Test de Coronavirus y son transportados a un lugar de resguardo hasta obtener los resultados. Los casos positivos se derivan a hoteles, mientras que los negativos vuelven a sus hogares. Además, se evalúan los contactos estrechos de los nuevos confirmados para hacer un seguimiento intensificado para su detección precoz y posterior evaluación.

Un hombre con tapabocas entra a una casa al interior del barrio Villa 31 (EFE/Juan Ignacio Roncoroni)

Para Alexis y Sebastián sumarse al DetectAR implicaba una nueva dinámica de trabajo. "En lo personal sentí que tenía que estar acá, no me veía en otro lado", dijo Sebastián, mientras que Alexis admitió que el miedo a contagiarse siempre estuvo pero que anteponer al otro por sobre sus propios miedos pudo más.

"Yo creo que miedo tuvimos todos, lo tenemos siempre porque es una enfermedad que se contagia muy fácilmente pero, a nivel personal, a mí me hubiera frustrado mucho verlo por televisión, yo quería estar, ser parte, veía a muchos pasarla mal y quería ayudar a hacer algo para cambiar esa situación", aseguró.

El protocolo continúa con al menos un llamado diario a los hogares donde hay contactos estrechos de una persona contagiada, para informarles que serán parte del Operativo DetectAR a partir del séptimo día de ser asintomáticos. Además se les entregan kits de higiene (jabón de tocador, jabón blanco, alcohol en gel, detergente, lavandina y desinfectante en aerosol) y suplementos alimentarios para la cuarentena.