Aida, Celina y Paula son tres vecinas, "ahora amigas", que pusieron manos a la obra y buscan contagiar su energía.


La cuarentena por coronavirus que en Argentina comenzó en marzo cambió la vida de millones de personas. Para muchos de manera negativa, principalmente en el aspecto económico, pero otros pudieron aprovechar el tiempo para idear y llevar adelante nuevos proyectos.

Este último es el caso de Aida Orellana (42), Celina Bergallo (41) y Paula García Brunelli (39), quienes se propusieron restaurar con sus propias manos el edificio de Almagro en que viven. Las vecinas, que según ellas mismas aseguran ahora son amigas, comparten los avances en una cuenta de Instagram.

“No solíamos ir mucho la terraza, pero al necesitar ver el sol y respirar aire fresco, todos empezamos a subir. A la vista era un desastre”, contaron en una entrevista con TN.com.ar. “Más que nada por cuestión de presupuesto, nunca se le hizo más que el mantenimiento necesario para solucionar algún problema puntual”, explicaron.

Aida Orellana, Celina Bergallo y Paula García Brunelli aprovecharon la cuarentena para restaurar su edificio y lo muestran en redes. (Foto: Instagram/lasrestus2020)

Y revelaron también el costado emotivo del proyecto: “Nuestros abuelos, cuando vivían acá, eran amigos y se ayudaban cada vez que necesitaban arreglar algo. Con el tiempo y la actualidad todo eso se perdió, y nos gustaría recuperarlo”.

“Un día subí a tomar sol y vi un agujero en la membrana del piso. Mandé una foto al grupo de vecinos, porque eso trae filtraciones, es un problema grave, y de ahí surgió un poco todo esto”, resume Aida, Licenciada en Enfermería y bailarina folklórica.

Al estar incluída en el grupo de riesgo ante el COVID-19, Aida no puede concurrir a su trabajo en un hospital de la Ciudad. “Me costó muchísimo adaptarme al encierro, no podía parar de pensar en el tema del trabajo y encontré este santo remedio”, relata.

“Yo había revocado el patio de mi casa y con Paula -que vive en el mismo piso- pintamos el pasillo de ingreso al edificio. Hacía rato que teníamos ganas de hacer más arreglos y ahora se dio”, cuenta Celina, que es astróloga, tarotista y emprendedora.

Paula, es bailarina clásica y estudiante de Diseño Gráfico. “Al principio llevé unas plantitas, después una hamaca y los vecinos sumaron reposeras. Se empezó a usar el espacio“, relata.

Con ayuda de otros vecinos, amigos y tutoriales, comenzaron a realizar ellas mismas la restauración de las terrazas del edificio, algo que tiene un costo aproximado de 200 mil pesos. “Hasta ahora tiramos paredes, sellamos grietas, revocamos e impermeabilizamos los pisos en dos de las tres terrazas. Hasta hicimos una puerta” para llegar a uno de los techos.

Aida Orellana, Celina Bergallo y Paula García Brunelli aprovecharon la cuarentena para restaurar su edificio y lo muestran en redes. (Foto: Instagram/lasrestus2020)

Mientras tanto, comparten algunos tips y los resultados de su trabajo en la cuenta de Instagram que decidieron llamar @lasrestus2020. “Quisimos compartirlo, junto con la idea del trabajo de la mujer en todos los rubros. Nos sigue una gran cantidad, se identifican mucho con esto. El objetivo es correr un poco al albañil varón de ese rol“, apuntan.

Y concluyen: “Está buenísimo animarse y es eso lo que queremos transmitir. A través de las redes recibimos muchos consejos de decoradoras, arquitectas y diseñadoras, se generó algo muy lindo“.




Comentarios